sábado, 28 de febrero de 2015

BRUJERIA INMIGRANTE: SANTERIA, VUDU Y CANDOMBLE EN ESPAÑA



Santeros cubanos, houngans haitianos, chamanes venezolanos, pais de santo brasileños, o hechiceros africanos, se han implantado en España en los últimos años, importando a nuestro país nuevas formas de religión y brujería, que atraen a los inmigrantes, y también a muchos famosos españoles, desplazando el protagonismo esotérico de nuestros "videntes de la Jet". En la España del 2002, las religiones de moda son el vudú, la santería o el chamanismo afro-americano.

Brujerías inmigrantes en España
Santería (Regla de Ocha). Origen: Cuba. Fruto de la mezcla entre las religiones lucumí y yo ruba africanas, y el cristianismo. Sacrificios animales.

Palo Ma yo mbe (Palo Monte, o Regla Conga). Origen: Cuba. Sincretismo del la religión conga africana, con el cristianismo. Consulta a los muertos y utilización de restos humanos en los rituales.

Candomblé. Origen: Brasil. Mezcla de las religiones precolombinas, las creencias africanas de los esclavos y el santoral cristiano. Frecuentes ?amarres? y ceremonias de magia amorosa.

Vudú. Origen: Haití. Sincretismo de las religiones antiguas africanas, el cristianismo y también influencias del ocultismo y la masonería francesa. Maleficios y hechizos.

Animismo Africano. Origen: Senegal, Nigeria, etc. Origen de todas las religiones sincréticas americanas. Cultos más duros y violentos, no incluidos por el catolicismo.

Chamanismo. Origen: Venezuela. Religiones naturales indígenas, anteriores incluso a las religiones precolombinas. Filtros, pócimas y remedios naturales.

El Inspector se colocó unos guantes de látex, para evitar intoxicar con sus huellas digitales las pruebas... En el registro realizado en los pisos de Aravaca, Móstoles, Alcorcón, etc., a principios del presente mes de Junio, se encontraron fetiches, talismanes, y otros elementos de vudú, que evidenciaban la realización de rituales de brujería africana.

Efectivos de la Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía se incautaron de todas las pruebas, que posteriormente serían analizadas minuciosamente en los laboratorios de la Policía. Los agentes, sin embargo, ya no mostraban la misma sorpresa, y cierto atisbo de temor, que no podían evitar en las primeras ocasiones en que se enfrentaban a situaciones similares. Y es que en el último año la Brigada de Extranjería ha realizado más de una docena de operaciones similares contra las bandas del vudú. Se trata de mafias de crimen organizado dedicadas a la "Trata de Blancas", que trafican con jóvenes subsaharianas (nigerianas, angoleñas, etc), que son obligadas a prostituirse en España, bajo amenaza de sufrir los efectos de hechizos vudú...

Es solo una de las nuevas caras de la brujería en el siglo XXI. Un siglo marcado por la revolución social que impone la masiva inmigración que llega a España, importando con ellos sus creencias esotéricas autóctonas. Vudú, santería, candomblé o chamanismo, llegan a nuestro país a bordo de las pateras, las mafias de traficantes de personas, la inmigración legal o ilegal, etc, integrándose en el panorama esotérico europeo, y mutando, de alguna manera, las tradicionales formas de entender las ciencias ocultas, la magia o la brujería en el viejo continente.

Los famosos y la magia que llegó del Caribe
Un enorme altar, con todos los elementos del sincretismo afrocubano, preside la celebración; un ?cumpleaños de Santo?, y Marta Avedo ?santera y espiritista- hace los honores, ofrendando a los Orishas cada dulce, cada botella de ron, y cada cigarro puro, antes de ser ofrecidos a los fieles que se han acercado hasta su piso en Virgen del Lluc, para participar en la celebración. A su lado su marido, Paulino Hernández ?palero habanero- supervisa los rituales. La fiesta durará todo el día y buena parte de la noche.

Durante más de doce horas, docenas de inmigrantes cubanos, y también muchos españoles iniciados en la religión, desfilarán por ese apartamento madrileño, para presentar sus respetos a los Orishas.

Música cubana, arroz con frijoles, ron y cigarros habanos, permitirán a los inmigrantes que acuden al ?Cumpleaños de Santo?, olvidar por unos instantes que se encuentran en la vieja Europa, e imaginar que todavía están en Cuba. Y es que estas celebraciones religiosas cumplen una gran función social entre los inmigrantes que, en ciertas fechas relevantes, se reúnen en torno a un brujo o bruja, para, más allá de realizar una celebración esotérica, recordar sus países de origen.

Marta Avedo y Paulino Hernández son dos habaneros afincados en España hace más de una década. Y durante los últimos diez años han conseguido hacerse una posición privilegiada entre todos los santeros, paleros, babalaos, bokors, hechiceros, adivinos, brujos y demás personajes de las brujerías inmigrantes en España.

Entre sus clientes, no solo se encuentran otros inmigrantes cubanos que, a pesar de haber viajado a la nuestro país en busca de trabajo se niegan a renunciar a sus creencias ancestrales, sino también relevantes políticos, empresarios, cantantes o actores famosos, que han abrazado la brujería afro-americana. Julio Iglesias , Paloma San Basilio o Celia Cruz , según nos relata Paulino Hernández, son algunos de los famosos que se han dejado seducir por la santería afrocubana.

Pero hay más. Paulino y Marta, que además de prestigiosos santeros son autores de varios libros sobre brujería y religión afrocubana, contaron con el cantante Manolo Tena como maestro de ceremonias durante la presentación de su último libro: El Espiritismo , en una conocida sala madrileña. Tena es solo uno de los nombres que engrosan la larga lista de famosos españoles, seducidos por la brujería inmigrante...

Pero algunos de esos famosos españoles han profundizado más aun en su relación con la brujería afro-caribeña. Algunos, como el ex-banquero Mario Conde durante su presidencia de Banesto, invertían grandes sumas de dinero en santeros y paleros que debían propiciar, con sus artes mágicas, el buen destino de los negocios del magnate financiero. Otros, como la cantante Marlene Morreau , o la presentadora Isabel Gemio , llegaron a ?coquetear? con las religiones afro-caribeñas, a través de sus respectivas parejas sentimentales, cubanos de nacimiento.

El negocio de la brujería
Los anteriormente citados Marta Acevedo y Paulino Hernández son solo un ejemplo. Como ellos, otros muchos brujos, hechiceros o sacerdotes cubanos, dominicanos, haitianos, venezolanos, brasileños, africanos, etc, han importado a España las creencias religiosas que surgieron en sus países de origen. Creencias fruto de un sincretismo entre los ancestrales cultos africanos de los esclavos -trasladados por españoles, portugueses u holandeses a América, a bordo de los barcos negreros- y el cristianismo impuesto a dichos esclavos por los misioneros europeos, en las plantaciones de caña o algodón.
Ahora, como si se tratase de cerrar un ciclo histórico, los descendientes de aquellos esclavos africanos, han emigrado a España, trayendo con ellos nuevamente las diferentes formas de religión y brujería fruto de aquel sincretismo entre los antiquísimos dioses africanos, y el santoral cristiano impuesto a golpe de látigo.

El pasado mes de mayo, un buen número de inmigrantes latinoamericanos se daban cita en pleno centro de Madrid, a menos de 200 metros del Km.0 de España, situado en la plaza de Sol. Acudían a una "Misa Espiritual" celebrada en una de las tres tiendas de la cadena Santería La Milagrosa, propiedad del cubano Ralph Alpizar Valdés , y varios socios más.

En una de esas tiendas, situada en el cruce de la madrileña calle Espoz y Mina con la Plaza de Sol, se celebran periódicamente fiestas y rituales afro-americanos, en los que se dan cita inmigrantes de toda Latinoamérica, así como famosos españoles profundamente interesados en las religiones afrocubanas. Algunos de ellos, hasta el extremo de haberse iniciado en las mismas.

"Hace un par de años vino Lolita -explica Ralph Alpizar-, la hija de Lola Flores , y le gustó tanto esta religión que terminó haciéndose santera, en un ritual que realizó uno de nuestros sacerdotes. Otros famosos, como Bibi Andersen , Carlos Larrañaga o Marlene Morreau no se han metido tanto como ella en la religión, pero también pasan por aquí regularmente para consultarse o pedir ayudas a los Orishas...".

Ciertamente, en agosto de 1999 Lolita se sometió a una ceremonia "de santo", para ser iniciada formalmente en la Regla de Ocha. En un domicilio particular primero, y en una zona discreta de la madrileña Casa de Campo después, la famosa actriz y cantante se sometió a una compleja ceremonia oficiada por un santero cubano, de nombre Jesús , que había trabajado durante un tiempo para la cadena de tiendas Santería La Milagrosa. Bañada en agua mezclada con especies de hierbas salvajes traídas de cuba, y vegetales extraños en España, la hija de La Faraona recibió la limpieza espiritual bajo la advocación de Eleguá , Ochún ,Changó , Yemayá y Obatalá. 

Ralph Alpizar Valdés, como Paulino Hernández y Marta Acevedo, alterna su función como brujo o ?sacerdote, con su trabajo como escritor, habiendo publicado varios libros sobre las religiones africanas y afro-americanas, como "La Secta de los Hombres Cocodrilos", pero confiesa que los productos vendidos en sus tiendas, y lo servicios de "brujería", resultan mucho mejor negocio que el trabajo como escritor o historiador de la brujería africana.

"A nuestras tiendas acuden clientes de todos los estratos sociales -explica Alpizar-, pero el 98% son mujeres, de entre 20 y 60 años. El 90% de ellas vienen a nosotros por un problema de infidelidades y las de más edad pidiéndonos algún amarre para conseguir amantes jóvenes... y están dispuestas a pagar lo que sea por conseguirlos".

Todas las tiendas de Santería La Milagrosa cuentan con consultas donde los inmigrantes que lo deseen, pueden consultar los oráculos dominicanos, cubanos o brasileños con los que crecieron en sus países de origen: las caracolas, el opkuele, los posos de café.... pero también existen salas secretas, donde se conservan los altares y los elementos rituales normalmente vetados a los profanos, y a los que EOC ha tenido acceso. Se trata de habitaciones amplias donde encontramos, por ejemplo, las ngangas o calderos de poder, en los que entre auténticos restos humanos y la sangre de los animales sacrificados, los paleros y hechiceros realizan los rituales de brujería más poderosos... y más caros...

La brujería y el poder
Aramís Fuster , Octavio Aceves o Raphel tendrán que ponerse las pilas si no quieren perder su estatus de asesores esotéricos del poder, ya que toda una pléyade de santeros, paleros, chamanes y hechiceros comienzan a ganarles terreno.

Banqueros como Mario Conde , actores como Carlos Larrañaga y cantantes como Lolita han cambiado sus consultas al tarot por las caracolas cubanas, y la bola de cristal por los muñequitos de vudú. En la nueva moda esotérica en España. Una moda que viene de antiguo, ya que desde siempre el poder a coqueteado con la brujería y el vudú.

En 1954 el legendario Papa Doc , dictador de Haití, publicó en coautoría con Lorimer Denis un monográfico titulado: L`Evolution graduelle du vaudou , y los conocimientos sobre el vudú de que hacía gala en aquella obra evidentemente fueron utilizados durante su carrera política.

Ya siendo un joven, y en compañía de otros intelectuales haitianos, editó un periódico nacionalista: Les Griots . En una época en que el gobierno quemaba los sagrados tambores vudú y otros objetos de culto, y obligaba al pueblo a jurar lealtad a la iglesia católica de Roma, Les Griots reivindicaba el vudú como religión, y la rebelión contra los colonos americanos. No es de extrañar que Papa Doc fuese ganándose el apo yo de las sociedades secretas tradicionales, y que durante su campaña electoral de 1957 los hounfor sirviesen de cuarteles generales a su partido.

Inmediatamente después de acceder a la presidencia de Haití, Duvalier nombró Comandante en Jefe de la Milicia al temido bokor (brujo) de Gonaïves Zacharie Delva , y comenzó a reivindicar el vudú como "religión oficial". Su guardia personal, una especie de "policía esotérica", eran los Voluntarios de la Seguridad Nacional, los temidos Tontons Macoutes, que se ocuparon de sembrar el terror en Haití. El nombre Tontons Macuoute (los "hombres del saco"), proviene de un viejo cuento popular haitiano que amenaza a los niños traviesos con que su tonton (tío) se los llevará en su macoute (saco).

"El hombre habla pero no actúa. Dios actúa pero no habla. Duvalier es un Dios" , podía escucharse por las calles de Haití. Papa Doc había tejido a su alrededor una terrible leyenda mágica gracias a su conocimiento del vudú. Leyenda que nadie se atrevía a cuestionar, y que permitió que la dictadura de Duvalier imperase a sus anchas en Haití durante décadas. Muchos campesinos creían que Papa Doc era una encarnación del temible Baron Samedí , señor de los cementerios. Sin duda muchos políticos y empresarios españoles, que comienzan a coquetear con la bujería afro-americana, como Mario Conde, estarían encantados también, de ser considerados Dioses...

Cuando la brujería sale a los pueblos
Sin embargo no todos los brujos inmigrantes en España poseen unas instalaciones como las de ?Santería La Milagrosa? para realizar sus rituales, y con muchísima frecuencia los inmigrantes de menos recursos económicos acuden a cementerios, bosques o edificios abandonados para llevar a cabo sus celebraciones mágicas. La policía, y sobretodo la Guardia Civil, almacenan en sus dependencias docenas de informes sobre restos de rituales de brujería descubiertos en cruces de caminos, antiguas iglesias o cementerios profanados, por toda España. Con frecuencia esas prácticas han sido confundidas con ritos satánicos, pero nada más lejos de la realidad.

En algunas de esas religiones, como el vudú haitiano, se considera que algunos lugares, como los cementerios, reúnen características especialmente propicias para la celebración de ciertas ceremonias. Así lo describe Manuel S. Elín , houngan (sacerdote) haitiano, que en sus viajes a España mantiene durante algunas semanas una consulta de vudú. ?En el cementerio viven algunos loas (espíritus) muy importantes, como el Barón Samedí o el Barón la Croix , por eso si quieres pedirles sus ayuda para un trabajo de magia, debes acudir allí...?

Sin embargo el vudú haitiano, aun siendo considerada como una de las formas más poderosas de brujería, es menos frecuente en España que la santería cubana, el candomblé brasileño o la hechicería africana.

En la comunidad Valenciana, Barcelona y Madrid se concentran muchos de esos inmigrantes dominicanos, colombianos, argentinos o africanos, que mantienen una u otra forma de religión afro-americana. Sin embargo la gran afluencia de emigración gallega, asturiana o vasca a América a principios de siglo, ha posibilitado un nuevo fenómeno; el de que muchos hijos o nietos de aquellos inmigrantes, nacidos ya en países latinoamericanos, regresen ahora a España, empujados por la crisis económica en sus naciones de origen, trayéndose con ellos las religiones y supersticiones nativas.

En Negreira (La Coruña) y a muy pocos kilómetros de la tercera ciudad santa del cristianismo, Santiago de Compostela, asistimos a rituales de umbanda brasileña oficiados por Manuel Caamaño Sande . Caamaño se inició en la religión afro-brasileña en Bahía y en Rio de Janeiro, aunque también asegura haber viajado repetidas veces a Angola y otros países africanos para ampliar sus conocimientos mágicos. Durante horas es ?cabalgado? por Pombayira y otros espíritus del panteón brasileño. Y mientras nosotros tenemos la oportunidad de dialogar con algunos de los asistentes. Dos de las jóvenes que participan con mayor devoción en el ritual son prostitutas brasileñas que acuden a Negreira para poder mantener la religión que aprendieron en su Sao Paulo Natal.

La brujería delincuente
Paula es una de esas prostitutas, afincada en La Coruña, que ha prestado sus servicios en prostíbulos como La Fuente o el Olimpo. Gracias a otras compañeras de lupanar, inmigrantes como ella, y como ella fervientes creyentes en la brujería afro-americana, terminó acudiendo a videntes, adivinos y augures, tanto nacionales como importados, en busca de una solución mágica para sus problemas. Y sobretodo, y esto es lo más sorprendente, en busca de una protección mágica contra los ?hechizos? de los que se cree víctima. Hace pocas semanas una conocida vidente pontevedresa le estafaba más de medio millón de pesetas por esa supuesta protección, un talismán de bisutería con una estrella de David. Pero Paula no es la única prostituta inmigrante estafada por videntes.

Adriana es una joven de 21 años, que ejerce la prostitución en el pub Los Cedros. Ganadora de un certamen de miss turismo en su Colombia natal, llegó a España de manos de una red de prostitución. Tras pasar por un dramático periplo en locales de toda España, acudió a una vidente en busca de una ayuda mágica para cambiar su fortuna. La vidente, sabedora de la situación ilegal de la joven, le estafó casi 2.500 euros, facilitándole amuletos y talismanes de supuestos poderes sobrenaturales, que oscilaban entre 73 y 120 euros, así como velas ?mágicas?, consultas de tarot o rituales de casi 1.000 euros. Los supuestos amuletos, que Adriana ha facilitado a Mundo Misterioso para su análisis, están compuestos por vulgares fotocopias (de libros de magia o La Biblia), y ramitas de supuestas hierbas sobrenaturales, cu yo valor real no supera los 60 céntimos de euro. Pero Adriana no se atreve a poner su caso en conocimiento de las autoridades debido a su situación ilegal en España, y al terror a posibles represalias esotéricas de la bruja, quien aprovecha esta situación para estafar a las prostitutas.

Según declara Ralph Alpizar a EOC un amplio porcentaje de las clientes que acuden a Santería la Milagrosa en busca de amuletos y talismanes mágicos son prostitutas de origen africano o latinoamericano. La explicación a ese fenómeno la encontramos en bandas de crimen organizado que utilizan la brujería africana como elemento de presión para las prostitutas que importan a España desde Angola, Nigeria o Senegal, conocidas por la policía española como "bandas del vudú".

Las bandas del vudú
El pasado mes de junio del 2002, y en la llamada "Operación Polígono", efectivos del Grupo III de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsificación (UCRIF), del Cuerpo Nacional de Policía, desarticulaban una red de ?trata de blancas? dirigida por una pareja de nigerianos; Amadín O. , de 41 años, y Bridgette I. de 30. La pareja de proxenetas se dedicaba a traer jóvenes africanas, para ser prostituidas en España, amenazadas con ritos de vudú.

Pero la ?Operación Polígono? ha sido sólo la última efectuada contra las llamadas "bandas del vudú2. A lo largo del ultimo año otras redes de  trata de blancas similares, dirigidas por hechiceros o con la colaboración de los mismos, fueron desarticuladas por la policía española en Valencia (junio), Córdoba (octubre), y al menos cinco provincias más.

El nigeriano Festus E. , de 36 años, lideraba una de esas organizaciones de trata de blancas conocida como "bandas del vudú". Estas siniestras mafias reclutaban jóvenes en Nigeria, Senegal y otros países africanos, que eran trasladadas hasta nuestro país utilizando la ruta Lagos - Frankfurt - Madrid, atraídas por falsas ofertas de trabajo. Una vez en la capital eran confinadas en varios pisos que las bandas poseen en poblaciones cercanas a la capital, como Leganés o Aluche donde, tras retirarles la documentación, eran sometidas a un ritual de brujería africana, durante el cual les era rapado el vello púbico.

Ese vello púbico, así como objetos personales de las jóvenes era utilizado por los proxenetas para amenazar a las muchachas con terribles maleficios vudú, y rituales de magia negra, si se negaban a prostituirse o denunciaban a la policía las actividades de la banda. Esta amenaza, que podría parecer infantil a los pragmáticos europeos, pero que resulta terrible en la cultura animista africana, fue suficiente para que cientos de jóvenes africanas se viesen obligadas a ejercer la prostitución en la Casa de Campo, la calle Capitán Haya, y varios clubes de carretera de Madrid. Cuando agentes del Grupo III de la Brigada de Extranjería y Documentación procedieron al registro de los pisos utilizados por las diferentes "bandas del vudú", descubrieron numerosos fetiches y elementos de brujería africana, y hasta tres bolsas de vello púbico... Según fuentes policiales consultadas por Mundo Misterioso en la Brigada de Extranjería, aunque han sido detenidos los lugartenientes que se encontraban en España, los cerebros de la banda continúan en Nigeria, desde donde exportan prostitutas bajo la amenaza de la brujería, a otros países europeos.

Todas las fuentes consultadas por Mundo Misterioso , tanto en la Policía Nacional como en Guardia Civil, se declaran totalmente convencidos de que a lo largo del verano y otoño del 2002 continuarán apareciendo restos de ceremonias de brujería afro-brasileña o afro-cubana en los cementerios y bosques españoles y nuevas bandas del vudú continuarán importando prostitutas a nuestro país, bajo la amenaza de terribles maleficios... Es la cara menos amable de la brujería importada a España por los inmigrantes afro-americanos. 

Por Manuel Carballal
Publicado en la revista EOC