miércoles, 23 de junio de 2010

Detenida secta chilena que se preparaba para el "fin del mundo"


La Policía chilena detuvo a ocho miembros de una secta, todos de la misma familia, que se preparaban para el fin del mundo y tenían como núcleo a una niña de once años a la que llamaban "La Princesa".

Las detenciones se produjeron el martes en una vivienda rural del fundo Santa Ana, cercano a la ciudad de Temuco, en la región de La Araucanía, a unos 670 kilómetros al sur de Santiago, donde la familia guardaba una docena de armas y gran cantidad de víveres para subsistir tras el supuesto apocalipsis, que esperaban que se produjera próximamente.

Los arrestados, cinco hombres y tres mujeres, son los abuelos de la menor y sus seis hijos, quienes "formaban una comunidad sectaria de tipo apocalíptico", según relató el mayor de Carabineros (Policía militarizada) Jorge Alvarado, de la tercera Comisaría de Padre Las Casas, encargada del procedimiento.

Un tío de la menor, identificado como Miguel Baeza Valdebenito, ejercía como "mesías o profeta", mientras que la niña "cumplía el rol de princesa que llevaría la semilla al nuevo mundo o serviría de guía para los elegidos que iban a sobrevivir", explicó Alvarado.

Además, el segundo piso de la vivienda estaba completamente tapizado de blanco y lleno de imágenes religiosas, por lo que se presume que esas estancias se empleaban como una especie de santuario.

También gran parte de las vestimentas de la niña eran de color blanco.

Las diligencias policiales comenzaron la semana pasada, cuando vecinos de la familia informaron a Carabineros que la menor no había asistido al colegio desde 2008 y alertaron que podía estar embarazada, algo que los exámenes médicos ya descartaron.

Tras una primera visita, la Policía allanó ayer la vivienda, donde se incautó de una docena de armas, entre ellas siete revólveres, dos escopetas, una pistola, un rifle y una carabina, así como abundante munición.

Además, la familia había acumulado gran cantidad de alimentos envasados, así como linternas y cerca de 300 pilas.

"Se estaban preparando para un final apocalíptico", explicó el mayor de Carabineros.

Los ocho arrestados están a la espera de ser formalizados (procesados) hoy por tenencia y porte ilegal de armas de fuego, aunque se evalúa la posibilidad de imputarles también el delito de asociación ilícita.

En tanto, la niña ha sido sometida a exámenes para determinar si ha sufrido abusos sexuales y permanece por el momento en un centro de tránsito de diagnóstico (un hogar de menores) hasta que se aclare la situación judicial de sus familiares. EFE