miércoles, 18 de febrero de 2015

LA SECTA DE LOS RAELIANOS PRETENDE CREAR UNA EMBAJADA EXTRATERRESTRE EN PERU


Los raelianos sostienen que unos extraterrestres nos crearon hace 25 mil años. También creen en el sexo libre. Por estos días, se reúnen en Lima en un evento internacional en el que habrá mucho amor. Un ovni les dio la bienvenida.

Erich Rever (36) no puede más. Cabellos largos, barbita de Jesucristo, por naturaleza es un tipo entusiasta. Siempre sonriente, siempre feliz, es de esas personas que andan por la vida con el nivel de energía varios puntos más arriba de lo normal. Pero la noticia de esta mañana lo tiene conmocionado, eufórico, simplemente no puede esperar para contársela a sus hermanos raelianos. Así que apenas llega al Parque Raimondi, en el malecón de Miraflores, camina a grandes pasos hacia la veintena de individuos, peruanos y extranjeros, todos vestidos de blanco, que están reunidos bajo un árbol, y los convoca en inglés: "I have HUGE news!!!".

La mañana anterior, Erich y otros líderes raelianos llegados de varios países e hicieron una conferencia de prensa para predicar su mensaje: fuimos creados por extraterrestres hace 25 mil años; Mahoma, Jesús y Buda fueron sus profetas; los extraterrestres volverán a la Tierra a más tardar el 2035; los terrícolas debemos construir una embajada para recibirlos.

El puñado de reporteros que llegó al hotel miraflorino atraído por una invitación con bastante gancho ('Primera conferencia de prensa extraterrestre') no sabía muy bien qué pensar de todo aquello.
Pero eso no fue lo más extraño. Lo más extraño fue lo que ocurría, en ese momento, encima de nuestras cabezas.

Esa mañana, la persona que le ayudó a contactar a los medios le dijo a Erich que viera las noticias. Él le hizo caso. Y se quedó anonadado.

Mientras los raelianos hablaban con los periodistas, un ovni apareció en Miraflores. El equipo de producción del congresista Renzo Reggiardo, que dirige un programa de lucha contra el crimen, lo avistó y lo grabó. El video se estaba convirtiendo en un viral. Erich no lo podía creer.

Por eso ha llegado tan excitado al Parque Raimondi. El grupo se estaba preparando para una jornada de meditación (por la paz mundial). Pero ahora Erich, guía nacional del movimiento en el Perú, le está dando la noticia.

–...el OVNI apareció en Miraflores!!!– termina de decir en inglés. Los raelianos explotan de alegría. Alzan los brazos, gritan, aplauden, uno de ellos repite sin parar "¡nice, nice, nice!". Después de unos segundos, cuando todos se calman, el español David Uzal, líder del movimiento en Sudamérica, interviene.

–Tenemos que sentir este momento...– los raelianos se ponen serios, respiran, asienten. –... ¡Está sucediendo!

Biblia y psicotrópicos
El Movimiento Raeliano fue creado por el francés Claude Vorilhon. Este expiloto de autos de carreras y periodista sostiene que el 13 de diciembre de 1973 un extraterrestre lo contactó en el cráter de un volcán del pueblo de Clermont-Ferrand, en el sur de Francia. El alienígena, de cabellos largos, barbita candado y apenas 1.20 de altura, le reveló, a lo largo de cuatro días de charla a bordo de su nave, que su raza, los Elohim, había creado la vida en la Tierra.

La historia que le contó, y que Vorilhon –a partir de entonces, Rael– ha contado en un par de libros, parece mezclar episodios narrados en el Antiguo Testamento con novelas de ciencia ficción y 'viajes' estimulados por psicotrópicos (eran los setenta).

En resumen: un grupo de científicos Elohim, expertos en genética, llegaron a la Tierra hace 25 mil años desde el otro lado de la galaxia. Aquí crearon a los primeros dos seres humanos, Adán y Eva, y luego a un número indeterminado de personas más, a través de sus siete laboratorios distribuidos por todo el planeta (el origen de las siete razas). Algunos Elohim sucumbieron a la belleza de las mujeres terrícolas y tuvieron hijos con ellas. Sus descendientes constituyen el pueblo judío.

Supuestamente, cuando la maldad se esparció por el mundo, los Elohim decidieron destruirlo. Lanzaron bombas termonucleares y arrasaron con todo. Pero algunos científicos le advirtieron a un terrícola llamado Noé que construyera una nave espacial y que salvara los códigos genéticos de todos los seres vivos. Mientras "la lluvia de fuego" caía sobre la Tierra, Noé y los suyos observaban todo desde el espacio.

La historia continúa y se hace cada vez más alucinante. A lo largo del tiempo, los Elohim enviaron a sus hijos como profetas para que le hablaran al mundo de ellos: Buda, Mahoma, Jesús, ¡Zarathustra!.... Solo decidieron materializarse ante Rael, quien, por lo demás, resultó ser el hijo del alienígena que lo contactó, un Elohim importante, el más importante de todos, llamado... Yahveh.
Pero todo aquello, visto en perspectiva, puede que resulte, al final, anecdótico. Por delirante. Por inverosímil.

Lo más interesante del movimiento fundado por Rael es su filosofía frente a algunos asuntos de la vida cotidiana.

El sexo, por ejemplo. Todo está permitido

David Uzal (46) no es un hombre celoso. Su novia, una portuguesa que vive en París, está sola "y hay varios raelianos que la pretenden". Ella sabe que él ha venido a Lima para participar en la Academia Raeliana de la Felicidad. Y sabe qué es lo que pasa durante la Academia.

David trata de restarle importancia pero, al final, lo dice: la Academia de la Felicidad, un evento en el que raelianos de todo el mundo se reúnen para "aprender a ser felices", es un espacio en el que la sexualidad de los participantes se libera sin tapujos. Él recuerda que en los setenta y ochenta los encuentros acababan en verdaderas orgías. Las cosas, dice, se han calmado. Sin embargo, sigue siendo usual que en las fiestas al final de cada día, después de la meditación y los talleres, la gente se libere de sus ropas. Dice que ya no se ve a parejas haciendo el amor en público pero que si lo hicieran nadie se los reprendería. Mientras el sexo sea consentido entre dos adultos, todo está permitido.

Erick Rever dice que hubo un tiempo en que era "poliamoroso". Tenía varias novias al mismo tiempo y ellas, raelianas como él, lo sabían y no se hacían problemas. David también tuvo alguna vez dos parejas paralelas: una argentina y una italiana, pero aquello se terminó porque se volvió intolerable para ambas.

Los celos, les ha dicho Rael, son un asunto que ellos deben aprender a dominar.

Hace unos años, en una Academia de la Felicidad, Erick vio a su pareja de entonces, una canadiense, besándose con otro raeliano.

–Los vi y me pregunté ¿qué es lo que siento? Los vi amándose y era muy bonito... Me dije: ella es dueña de su propia vida, de su autonomía, de su esencia. Y lo respeté.

En ocasiones, un miembro de la pareja incentiva al otro a experimentar.
–Cuando estuve con mi novia en la Academia de la Felicidad en Croacia– cuenta David –yo mismo lo fomenté... vi que había algo con un chico y... ella vivió lo que tenía que vivir. Y estamos muy enamorados y eso no ha cambiado nada. Ella está más fuerte.

Las relaciones ocasionales no son un tabú, al contrario, son lo habitual. El sexo nunca será más fuerte que las conexiones emocionales que tienes con tu pareja. Si lo son, es que él o ella no es la indicada.

Esta mañana, en el Parque Raimondi, los raelianos que han llegado para participar en la Academia de la Felicidad de Lima se reencontraron después de mucho tiempo. Canadienses, franceses, colombianos, italianos, peruanos... Se saludaron con largos abrazos. Las manos de ellos recorrían con suavidad la espalda de ellas. Parecían augurar momentos de mucho cariño durante el evento, que comienza hoy. Desde algún lugar del cielo de Lima, los Elohim, si es que existen, los estarán observando.

Texto: Óscar Miranda          
Fotografía: Luis Centurión y Laura Gamero