sábado, 7 de julio de 2018

UNA SENTENCIA AUTORIZA A UN GUARDIA CIVIL A PRACTICAR EL ESOTERISMO


Frente a las tesis de Interior, los tribunales estiman que esta labor privada es compatible con la de agente
 ¿Es compatible ser agente de la Guardia Civil con realizar una actividad privada vinculada con el esoterismo? El Ministerio del Interior entiende que no y, por tanto, rechazó la compatibilidad solicitada por un guardia civil destinado en la provincia de Pontevedra.
Pese a este pronunciamiento, el agente ha acabado encontrando el amparo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que, no solo ha revocado la denegación de la autorización, sino que ha impuesto a la Administración central el abono de las costas. Eso sí, los magistrados reconocen el deseo del agente a compatibilizar ambas actividades, pero remarcan que debe existir por su parte un «estricto cumplimiento de los deberes de su puesto como guardia civil, sin que pueda afectar a su horario o jornada». De igual modo, le advierten que en su labor en el ámbito del esoterismo no puede actuar en asuntos relacionados con las actividades que desarrolle en la Guardia Civil o que se refieran a ellas.
La sentencia reseña que el esoterismo se encuadra dentro de lo que se podrían considerar una actividad privada de labores administrativas. A este respecto, Interior rechazó las pretensiones del agente en base a que tiene que «cumplir sus funciones con plena dedicación, debiendo intervenir en cualquier tiempo y lugar», argumento que rechazan desde el Tribunal Superior, al tiempo que inciden en que los asuntos esotéricos «no se encuentran incluidos en la relación de actividades prohibidas».
Es más, insisten en que se dispone de un informe en el que se recoge que «la actividad privada a desarrollar no está, en principio, relacionada directamente con el servicio público desempeñado, frente a lo expresado por el acto impugnado, que llevaría a entender incompatible cualquier actividad desarrollada por un guardia civil dados sus cometidos en el mantenimiento del orden público». Además, los magistrados aluden a que el jefe de la unidad del agente informó favorablemente a la solicitud de su subordinado.
Un segundo aspecto que se abordó en la sentencia fue el económico, ya que el régimen de incompatibilidades del instituto armado establece que no podrá percibirse con un trabajo privado una cantidad anual -la denominan complemento específico- que supere el 30 % de las retribuciones básicas del agente en cuestión.
Mientras el abogado del Estado mantuvo que en el caso del funcionario pontevedrés se superó este porcentaje, el Tribunal Superior concluyó que, a la vista de la certificación aportada en la causa judicial, ni siquiera se alcanzó la limitación establecida en la normativa. En el caso del recurrente, se acreditó que el componente singular del CES anual es de 2.472 euros,mientras que las retribuciones básicas ascienden a 9.983 euros, excluida la antigüedad.
Una norma con más de tres décadas de antigüedad
La normativa que regula las incompatibilidades de los funcionarios del sector público se remonta a las postrimerías de 1984, hace ya 34 años. Entre otros preceptos, la misma legislación recoge que «los reconocimientos de compatibilidad no podrán modificar la jornada de trabajo y horario del interesado y quedarán automáticamente sin efecto en caso de cambio de puesto en el sector público».
LÓPEZ PENIDE 
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2018/07/07/juzgado-autoriza-guardia-civil-practicar-esoterismo/0003_201807G7P129910.htm?utm_source=twitter&utm_medium=referral&utm_campaign=twgen

viernes, 6 de julio de 2018

PATRICIA AGUILAR, LA ULTIMA VICTIMA DEL "LEGADO DE CARLOS CASTANEDA" LIBERADA EN PERU


Patricia Aguilar ha sido la última víctima del legado de Carlos Castaneda. En esta ocasión fue  Félix Steven Manrique, alias Príncipe Gurdjeff, quien se había apropiado del legado de Castaneda falsificando documentos como una carta en la que, supuestamente, Carlos Castaneda lo nombraba nuevo Nahual de la tradición tolteca de don Juan Matus... 


Patricia Aguilar, la joven de Alicante que desapareció en 2017 tras cumplir la mayoría de edad, ha sido localizada en una región selvática de Perú, según han confirmado a EL PAÍS fuentes del ministerio de Exteriores español. 

Durante el operativo, la policía peruana ha detenido a un hombre acusado de liderar una secta satánica que tenía sometidas a tres mujeres, entre ellas Aguilar, según ha informado el municipio peruano de Pangoa, donde se produjo la intervención. 

Los padres de la chica han denunciado que estaba en manos de una secta apocalíptica que usa esclavas sexuales y llevaban semanas en el país andino intentando agilizar la investigación. 

La joven, madre de un bebé de un mes, ya se ha reunido con su padre. La familia está haciendo gestiones para traerla a España. La familia "ha tocado puertas por tierra, mar y aire para sacar a Patricia del infierno de la trata de seres humanos", ha tuiteado la organización ONG SOS Desaparecidos, que ha respaldado la búsqueda de la joven y que ya ha cancelado la alerta que figuraba en su página web. 

Según la versión de la familia, la joven fue captada a través de Internet por el líder de la secta latinoamericana Gnosis en Perú. Se trata de Félix Steven Manrique, que se hace llamar príncipe Gurdjeff, y que también ha sido detenido. 

El arresto de Manrique fue confirmado por la policía peruana a la familia de la joven este jueves por la mañana. Patricia fue localizada cinco horas después de la detención, en otra vivienda de la misma zona en la que estaba al cuidado de cuatro menores de entre cuatro y diez años —todos ellos hijos del líder— además de su propio bebé, una niña a la que dio a luz el pasado mes de mayo. "Me han enviado una fotografía de ella y no la reconocía. Vivía con los niños en condiciones lamentables. Solo le llevaban comida una vez por semana", ha relatado la letrada de SOS Desaparecidos, Maite Rojas. 
La joven ilicitana estaba residiendo de forma ilegal en Perú y no había respondido a los requerimientos de la Embajada española para regularizar su situación. Su padre, Alberto Aguilar, viajó hace un mes al país andino con el objetivo de impulsar su búsqueda. "Logró convencer a la policía de la peligrosidad del líder de esta secta", señala Rojas. 

Hay denuncias por violencia familiar contra él. Manrique vivía junto a otras dos mujeres con las que tiene varios hijos y cuya desaparición también habían denunciado sus propios familiares. "Este caso comenzó en enero. En junio logramos medidas limitativas de la libertad contra Manrique y hace 10 días fue comisionado un equipo de ocho personas para localizar y rescatar a las víctimas", ha declarado a EL PAÍS el responsable de la Dirección peruana contra la Trata de Personas, José Capa.


La prensa del país latinoamericano ha difundido imágenes de la joven española a su llegada a Lima al filo de las 8.30, hora local. Viajó en autobús junto a las mujeres y menores rescatados. Después, los seis fueron trasladados a dependencias policiales, donde los esperaban algunos familiares. "Fue un rapto psicológico", ha asegurado el padre de Patricia Aguilar. 

Fuentes del Ministerio de Exteriores español han explicado que el cónsul general en Lima está en contacto permanente con la familia de la joven y que les prestará asistencia. También está en comunicación con las autoridades locales responsables tanto de la investigación como de las medidas cautelares que se pondrán en marcha. Según Capa, Manrique fue localizado en Lima en 2017 pero después desapareció. "Estaba escondido en Pangoa. Se han requerido acciones de inteligencia y de campo para localizarlo", ha indicado. 

El supuesto responsable de la secta satánica ha sido finalmente detenido como presunto autor de un delito de trata de seres humanos, en el marco de un operativo policial desarrollado en una región selvática, a 600 kilómetros de la capital peruana. La abogada de SOS Desaparecidos destaca que no salía de casa, donde celebraba sus rituales. "Enviaba a las dos mujeres que viven con él y con las que tiene varios hijos a trabajar", agrega Rojas, aunque una de ellas está embarazada de ocho meses. "La primera diligencia es la atención a las víctimas, en salud, alimentación y asistencia psicológica. Hemos pedido apoyo de la Unidad de Protección de Víctimas del Ministerio Público, y también al Ministerio de la Mujer, para asistir a los menores por el alto grado de desnutrición que presentan", ha explicado el responsable de la Dirección contra la Trata de Personas. 

"Ya están en un lugar seguro, y después de ello el personal de pesquisas realizará las entrevistas [con las víctimas]. El delito va a ser materia de evaluación e investigación, porque las víctimas de trata no suelen reconocer su condición, manifiestan siempre que actúan bajo su propia voluntad. Va a ser trabajo de la policía demostrar que ha habido comisión de delito de trata de personas". 

La familia Aguilar sostiene que Manrique se aprovecha de menores inestables emocionalmente para captarlas a través de las redes sociales. Les promete que con él se salvarán de la llegada del fin del mundo y las anima a abandonar sus hogares cuando cumplan 18 años para unirse a su harén. "Hemos llegado a acceder a correos electrónicos donde les dice incluso cómo deben depilarse sus zonas íntimas", apunta Rojas. 


La intervención de la ONG y de la Ertzaintza impidió recientemente que otra chica, en este caso de Guipúzcoa, cayera en sus redes. Patricia atravesaba una situación de vulnerabilidad tras la muerte de un tío al que quería mucho. Fue ahí cuando, siendo aún menor de edad, trabó contacto con Manrique. Apenas semanas después de cumplir los 18 años, en enero del pasado año, voló a Lima y se reunió con el ahora detenido. 

El Juzgado de Instrucción de Elche mantiene abierta una investigación por esa desaparición. "Hemos aportado mucha documentación, como correos electrónicos, pero estamos a la espera del informe de la Interpol", asegura la letrada de SOS Desaparecidos. 

El supuesto captor se dice elegido para repoblar el mundo tras el apocalipsis, razón por la que tiene su propio harén. Patricia desapareció de su casa de Elche en enero del pasado año y sus progenitores solo habían podido hablar con ella en un par de ocasiones desde entonces. 

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/05/actualidad/1530786710_507840.html





miércoles, 27 de junio de 2018

LAS AMENAZAS TELEFONICAS DE LOS FALSOS CHAMANES (Documento de audio)

Esa era la estrategia que, según la Policía, usaban 2 hombres y una mujer en Santander para intimidar a sus víctimas y exigirles dinero a cambio de no atacar con hechicería a los hijos y miembros de la familia. 

La forma en que delinquía esta banda, que se hacía llamar ´la legión de la muerte’, comenzó al menos desde 2014, cuando repartieron volantes para invitar a habitantes de poblaciones como Málaga y Socorro a que acudieran a “consultar su futuro y suerte”, informó Onda Latina en Twitter.

Luego, con información que sus mismos clientes entregaban, empezaban a hacerles llamadas extorsivas en donde los intimidaban con hacerles maleficios si no entregaban una suma de dinero que les exigían. 

Si el pago tardaba o la persona se negaba, la primera amenaza de la banda era enviarle “encomiendas con órganos de animales en estado de descomposición”, según dijo en Twitter el general Jorge Nieto, director de la Policía Nacional. 

Si la resistencia de la persona a pagar la extorsión persistía, entonces la contactaban telefónicamente y amenazaban con lanzar una supuesta brujería sobre sus hijos o familiares cercanos. Así quedó evidenciado en un audio que compartió Vanguardia Liberal, en el que además se escucha que la persona que llama insulta a una mujer para infundirle más temor: 

“No se me haga la pendeja que usted sabe para qué estoy llamando. ¿Qué pasó con la h… plata, vieja m…? […] Usted está es hablando es con ‘la legión de la santa muerte’. Si quiere que coja a su hija y le haga un maleficio para que se pudra por dentro el estómago y le salgan gusanos, dígame”. 

Luego, el hombre le dice que debe dejarle el dinero acordado en el cementerio “al lado de la tumba que usted ya sabe, porque esa persona se murió por su culpa. Porque por usted no haber dado esa plata le cayó un maleficio y esa señora se murió”

Bajó este método de intimidación, las autoridades encontraron que la banda le robó cerca de 200 millones de pesos a un hombre al que tenían amenazado. 

Además, dice el medio regional, los falsos espiritistas cobraban entre 300.000 y 3 millones de pesos por anular los supuestos maleficios que tenían sus clientes. 

“Con brujería, con actividades satánicas, les estaban exigiendo a las personas la entrega de dinero. Ese satanismo es ofreciéndoles a las personas católicas y creyentes, y también cristianas, tierra de cementerio, maleficios y brujería, y las personas se intimidan con esa situación”, explicó el coronel Jaime Escobar, comandante de Policía en Santander, a Caracol Radio. 

Estas tres personas quedaron a disposición de la Fiscalía que los procesará por delitos de extorsión.

GRABACION DE LAS AMANEZAS TELEFONICAS: 




sábado, 23 de junio de 2018

MILES DE NIÑOS INMIGRANTES DESAPARECEN EN EUROPA


Un 'ejército' fantasma de 5.000 niños: los menores inmigrantes desaparecidos en Italia
"Sólo una cosa es segura: nadie los busca. Lo único que se puede hacer en Italia es informar de su desaparición, no se permite presentar una denuncia. Por eso, ni la policía ni los carabineros los buscan”. Así de rotundo se muestra Paolo Rozera, director de Unicef Italia, ante las preguntas de este medio sobre el dramático fenómeno de los miles de niños inmigrantes que, desde hace años,desaparecen en territorio italiano.


Son los menores invisibles, niños que se han evaporado tras haber sido registrados en el sistema de acogida local, la mayoría entre las 48 y 72 horas siguientes a su llegada al Viejo Continente. Un ejército fantasma integrado por 5.828 menores -según un informe de Save the Chlidren-, de los cuales unos 2.440 desaparecieron sólo en 2017, según datos del Ministerio del Trabajo y Asuntos Sociales.

El cómputo excluye la desconocida cifra de menores no acompañados víctimas de la trata, preadolescentes y adolescentes que al desembarcar, y bajo amenaza de los traficantes, aseguran ser mayores de edad y acaban en las redes de prostitución.

Esto impide que los expertos se atrevan a concretar cuántos menores inmigrantes han desaparecido en Italia. "Cualquier número es una estimación sobre un fenómeno que no ha disminuido”, insiste Rozera.


"La inacción de Italia y Europa ha sido absoluta, a pesar de que hayamos pedido reiteradamente la creación de un banco de datos europeo con las generalidades de cada uno de estos menores. Esto demuestra que el fenómeno ha sido menospreciado en toda la Unión Europea”, añade el director de Unicef Italia.

El fenómeno también es difícil de calibrar porque las circunstancias de las desapariciones son complejas de reconstruir, la coordinación europea sigue siendo insuficiente y todavía no existe un sistema internacional eficaz para rastrear a estos niños, sostienen los expertos. A todo esto se suma la cuestión de los menores no acompañados que abandonan las estructuras de acogida.


“Nuestros hogares de acogida no son cárceles, no tenemos ni el personal ni la facultad de impedirles que se vayan. Tan pronto entran en nuestros centros ya tienen un número de teléfono al que llamar y, aterrorizados por los traficantes [que los han traído a Europa], cumplen las órdenes que recibieron”, explicaba hace tiempo a esta reportera Simona Fernández, del centro de acogida para menores ‘Salam’ de Taranto, en Sicilia. Una situación que a día de hoy no ha cambiado.

Entre los niños censados, la gran mayoría (90%) son varones y provienen de la África subsahariana y Egipto. Los primeros quieren generalmente continuar con su viaje hacia el norte de Europa, una intención que se topa actualmente con el endurecimiento de las políticas en fronteras como la italo-francesa. Allí precisamente se han registrado testimonios de menores que aseguran que policías franceses llegaron a cortarles la suela de los zapatos para impedir que continuasen con su viaje, según Oxfam Intermon.

“De los egipcios, en cambio, tenemos constancia de que siguen acabando en las grandes ciudades italianas explotados ilegalmente en el sector de las frutas y verduras, en la construcción y en restaurantes, donde les pagan hasta tres euros la hora”, explica Roberta Petrilli, investigadora de Save The Children especializada en trata de seres humanos. “De esta manera, devuelven la deuda contraída por sus padres, que con tal de que los chicos lleguen a Europa se comprometen a pagar miles de euros, una cantidad que los menores tienen que devolver a los traficantes”, añade Petrilli.

Capítulo aparte son las víctimas de trata, en su mayoría adolescentes nigerianas sujetas a las tiranías de los proxenetas. “Después del desembarco, nos tomaron las huellas digitales y nos llevaron a un centro… un apartamento fuera de la ciudad, en Siracusa (Sicilia). Por las noches nadie nos vigilaba, así que nos escapamos; todas, las once. Allí no había manera de contactar con nuestras familias y que nos enviaran dinero… seis se quedaron, nosotras nos vinimos a pie para Catania (otra ciudad siciliana)”, declaraba L., de 15 años, una joven que había partido un año antes de Eritrea.

"El fenómeno también se da en España"
“Aunque también está el fenómeno de la prostitución masculina de menores, muy visible en los alrededores de la estación de trenes de Termini, en Roma”, explica Rozera, el directivo de Unicef, una organización que también asiste a los menores inmigrantes en las dos naves de la Guardia Costera que se encuentran ahora en el Mediterráneo, la Diciotti y la Dattilo. “Es una actividad esencial, intentamos que los menores reciban la información que necesitan”, indica.

Se trata, con todo, de una gota en medio de un mar todavía muy turbulento. Egipto, con 1.513 menores migrantes desaparecidos en 2017, Eritrea (con 1.326) y Somalia (con 1.241) lideran la lista de países por número de niños desaparecidos. Les siguen Afganistán, Nigeria y Gambia en "un fenómeno que en parte, también se registra en otros países europeos, como España y Francia”, añade Rozera.

Pese a todo, en Italia se han dado algunos pasos positivos. En mayo de 2017 entró en vigor la ley Zampa, el primer texto legislativo centrado específicamente en la protección de los menores no acompañados que llegan a Italia. Un esfuerzo normativo que ha propuesto, entre otras cosas, el nombramiento de tutores cualificados, la reducción de los tiempos de permanencia en los centros de primera acogida y la prohibición de rechazar a los menores que llegan a las fronteras italianas. Con todo, “que este texto fuera aprobado fue una buena noticia, pero todavía se requiere de más tiempo [para que se implemente adecuadamente]”, dice Petrilli.
A todo esto se suma la incógnita añadida por el Gobierno liderado por el populista Movimiento 5 Estrellas y de la xenófoba Liga de Matteo Salvini, que en menos de un mes en el poder ha mostradouna hostilidad frontal hacia la inmigración irregular. Aunque, claro está, no todo son obstáculos originados en Italia. Un problema añadido es la falta de políticas para faciliten las reagrupaciones familiares porque, según las ONG, se encuentran paralizadas desde septiembre de 2017 en todo el territorio europeo.

Irene Savio. Roma

miércoles, 13 de junio de 2018

SUPUESTA POSESION EN LOS JUZGADOS DE LAS PALMAS


La Sección Primera de la Audiencia Provincial considera imposible llevar a cabo un ‘exorcismo judicial’ por la posesión corpórea de la denunciante. Un capítulo más que llamativo, tras acudir a los tribunales una mujer que había denunciado la «invasión» de su cuerpo por parte de la esencia no material de otra persona.

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha decidido archivar un caso de ‘posesión paranormal’ que ha capitalizado la curiosidad de propios y extraños por el cariz más que llamativo que ha llevado a despertar entre pasillo y pasillo.
Y es que la Sección Primera de dicho órgano judicial, con el juez Miguel Ángel Parramón como presidente y con la presencia de los magistrados Pedro Joaquín Herrera Puentes y Secundino Alemán Almeida, ha considerado «imposible llevar a cabo un «exorcismo judicial» por la presunta posesión corpórea de una mujer que, a tenor de su denuncia original en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de San Bartolomé de Tirajana, había denunciado la «invasión» de su cuerpo por parte de la esencia no material de otra persona.
No han trascendido más datos sobre los hechos investigados, pero lo cierto es que los magistrados han argumentando que el «proceso penal no puede dar cobertura a denuncias como la que nos ocupa, donde lo que se nos relata es algo inverosímil desde el punto de vista de la más elemental lógica humana».
En este sentido, la resolución de la Audiencia ha desestimado la apelación interpuesta por la denunciante contra el auto de sobreseimiento -dictado el pasado 12 de marzo de 2015- aseverando que «no existe en nuestro ordenamiento jurídico normas ni fórmulas legales que sirvan para reponer el malestar que dice padecer la denunciante. Por tanto, «no existe la posibilidad de práctica un exorcismo judicial».
https://www.canarias7.es/sociedad/tribunales/la-audiencia-archiva-un-caso-de-posesion-paranormal-LG4787287

jueves, 31 de mayo de 2018

EXPEDIENTAN A LA JUEZA MARIA JESUS GARCIA PEREZ... POR SU AFICION AL TAROT


El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha incoado diligencias informativas a raíz de la denuncia presentada contra la magistrada del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 3 de Galicia, con sede en Lugo, María Jesús García Pérez, por presuntamente trabajar en paralelo a la carrera judicial en una consulta de tarot para la que ella misma reparte los pasquines en los parabrisas de los coches de la ciudad lucense. 

Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han confirmado que desde la Audiencia Provincial de Lugo se envió la información sobre esa actividad de la juez al Alto Tribunal gallego y, desde allí, su presidente, Miguel Ángel Cadenas, remitió toda la documentación al Poder Judicial para que investigue lo sucedido. 

El caso está desde hace escasos días en manos de un Promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ. Tras estudiarlo, este jueves se ha dado a conocer que decidió promover una acción disciplinaria contra la juez. 

El primer paso ha sido abrir un expediente informativo para investigarla y, en función del resultado del mismo, se podría apartar a la juez de forma cautelar de sus labores al frente del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. 

El TSXG ha dado a conocer que en esas diligencias informativas abiertas se practicarán las actuaciones que se estimen necesarias para determinar la veracidad de los hechos y cualquier otra circunstancia que resulte relevante para la investigación. El CGPJ deberá determinar si es cierto que María Jesús García, con más de dos décadas en la carrera judicial, coloca en los parabrisas de los coches pasquines con la leyenda "Tarotista y vidente con gran experiencia echa las cartas del tarot en persona" y si ella misma ejerce esa carrera profesional o los coloca para otra persona. 


Esos papeles que anuncian una consulta de tarot y videncia incluyen un número de teléfono y detallan que tiene un precio de 15 euros y que las consultas son "sin límite de tiempo" y "fines de semana incluidos". 

Aparecen en coches aparcados en distintas partes de Lugo y, en especial, en los alrededores de los juzgados en los que ejerce la carrera profesional María Jesús García. 

Al respecto, el periódico El Progreso de Lugo publica en su edición de este jueves que una periodista de este medio asistió a una sesión de adivinación en la que la juez llegó a afirmar "La Justicia tampoco acierta mucho" y dio consejos como "te colocas una vela ahora al llegar a casa y la enciendes con una cerilla de madera, luego otra dentro de 15 días y una más el día que tengas el juicio". 

Una profesional polémica 
Esta no es la primera vez que el trabajo de María Jesús García es sometido a escrutinio por los órganos de gobierno de los jueces o foco de las críticas por sus prácticas en el juzgado. 

La crítica más reciente la recibió en el año 2012, cuando trabajaba en el Juzgado de lo Penal 1 de Santiago de Compostela y llevaba a su gato a la sala de vistas, motivando la queja oficial del Colegio de Abogados. 

Con anterioridad, durante la etapa en la que ejerció en Bilbao, fue sancionada por fumar entre juicio y juicio sin salir de la sala de vistas, y en Madrid había sido sancionada por el CGPJ porque no acudió a una declaración por acudir al gimnasio. 

 Natalia Puga 
http://www.elmundo.es/espana/2018/05/31/5b0f95b4268e3e565f8b4696.html

jueves, 17 de mayo de 2018

LA PENOSA VIDA DE LA ASESINA DEL VUDU


"Estuve en una secta en la que se invocaban espíritus y se hacían orgías sexuales", cuenta la acusada de asestar 23 cuchilladas a otra mujer


Juliángela Queiroz (36 años) y Sabrina Oliveira (29) supieron durante una cena en un conocido restaurante de Madrid, en junio de 2011, que compartían "director espiritual" y una misma devoción: la magia negra, el vudú. Las dos eran brasileñas y atractivas; Sabrina tenía su propio BMW, un dúplex en Alcorcón (Madrid) con todo tipo de lujos y cuatro perros a los que paseaba todos los días por el barrio. Una hermana de Sabrina, compañera de club de Juliángela, las había presentado. Las dos se gustaron y decidieron tener sexo.  

Sabrina estaba casada desde 2006, pero su marido se hallaba en la cárcel por tráfico de drogas. La noche de la cena bebieron con profusión hasta las 2.45 en un restaurante cercano al Senado. Habían planeado alojarse en un hotel de la capital, pero terminaron la noche en el dúplex de Alcorcón, donde Sabrina dijo tener un santuario para rituales. El domicilio, al que llegaron en el coche de Sabrina, estaba repleto de estampitas y velas. Allí, al alcohol ingerido durante la cena sumaron dos potentes drogas: cocaína y ketamina. Sabrina, inmersa en una vida de lujos, era conocida en el barrio por sus largos paseos en compañía de sus mascotas y por frecuentar el gimnasio para mantenerse en forma. 

Juliángela, nacida en Belém (Brasil), aborrecía a los hombres, la habían "humillado y vejado". "Acabé haciéndome lesbiana", confesaría más tarde a los psicólogos oficiales de los juzgados de Madrid que han tratado de escudriñar qué extraños pensamientos turbaron su mente aquella noche en el dúplex. ¿Qué pasó y por qué? Tras o durante el encuentro sexual, Sabrina recibió 23 cuchilladas la madrugada del 11 de junio de 2011. Tuvo una terrible agonía, según reveló la autopsia: seis minutos recibiendo cuchilladas, después de que alguien le rompiera una botella de tequila en la cabeza. El impacto inicial la dejó casi inconsciente y mermó su capacidad de defensa. 


Aparentemente, la única persona que estuvo en casa de Sabrina esa noche fue Juliángela, pero ella asegura que no sabe con certeza lo que sucedió ni el motivo. Juliángela ha contado esta semana al jurado popular que la enjuicia por asesinato en la Audiencia Provincial de Madrid que, tras la última raya de cocaína en casa de Sabrina, se mareó. Que, cuando recobró la conciencia, tumbada bocarriba y semidesnuda, vio a Sabrina encima de ella, con sangre en las manos y blandiendo un enorme cuchillo mientras le hacía vudú. Y que los cortes en sus manos fueron fruto de sus intentos de defensa ante las embestidas de Sabrina. Solo recuerda que cuando pudo auparse y arrebatarle el arma a Sabrina, recibió un botellazo en la cabeza que le hizo perder la conciencia de nuevo. Al despertar por segunda vez, asegura que vio a Sabrina en medio de un charco de sangre en el pasillo que conduce a la puerta de salida. Había manchas de sangre en las paredes. Solo Juliángela, y quizás ni ella, sabe lo que ocurrió en ese dúplex. 
A la mañana siguiente fue la empleada del hogar quien halló sin vida a la propietaria de la vivienda. Bajó corriendo y avisó al conserje, que alertó a la Policía Nacional. Cuando los agentes llegaron al dúplex, la cama estaba deshecha y el cuerpo sin vida de Sabrina se encontraba tendido bocarriba en el pasillo, rodeado de sangre. Vestía un pantalón vaquero desabrochado y una camiseta blanca. La agresión debió comenzar en el salón, donde se halló la botella rota, y continuó en el pasillo. Hay una pista de lo que pudo suceder esa noche que apunta a la autoría de Juliángela.

Hacia las 2.45 de la madrugada, Sabrina telefoneó a un santero de Madrid al que solía acudir. Este señaló en el juicio que estaba charlando con Sabrina y que de pronto oyó a esta gritar: "Vete de mi casa, estás loca, vete de mi casa...". Le siguieron unos insultos en portugués. El teléfono quedó descolgado y ya no volvió a oírla. Juliángela ha contado al tribunal que no sabe lo que sucedió, aunque la tesis inicial de su abogada es que, al despertar y ver a Sabrina encima de ella, logró quitarle el cuchillo y se defendió acuchillándola a ella. Solo recuerda que, al verla tendida en el pasillo, salió de casa y se dirigió hacia el BMW de Sabrina, pero no logró arrancarlo y telefoneó a un amigo para que la recogiera. Horas después se subió a un avión de British Airways en Barajas, hizo escala en Londres y desde allí huyó a Brasil. 

Cuatro años después, en abril de 2015, Juliángela fue apresada en el aeropuerto El Dorado de Bogotá (Colombia) y entregada a España para ser juzgada por el asesinato con ensañamiento de Sabrina. Tenía pendiente una orden internacional de busca y captura a través de Interpol. La Corte Suprema de Justicia de Colombia dictó la orden de extradición en cuestión de meses, el 11 de agosto 2015. Los jueces rechazaron el intento de la defensa de que, al ser brasileña, no debía inmiscuirse el país colombiano. 

El juez que instruía el caso en Alcorcón había remitido la documentación a Brasil para que juzgaran a Juliángela allí. Este país sudamericano carece de extradición de sus nacionales, pero sí los enjuicia en caso de delitos graves. El fiscal español pide 17 años de cárcel y una indemnización de 20.000 euros para la hermana de la fallecida y 180.000 para el marido. 

Abusos sexuales hasta los 15 años 
Los psicólogos de los juzgados de la plaza de Castilla la exploraron al llegar detenida a Madrid. El informe incorporado al sumario sobre ella contiene el desglose de una historia aterradora. Las muñecas y brazos de Juliángela conservan la huella de al menos tres intentos de suicidio; el último, en 2008. Cuando llegó por primera vez a España, en 2004, con 23 años, huía de un infierno. Su infancia fue muy difícil, contó a los psicólogos. "Sufrí abusos sexuales a los 3-4 años por parte de un socio de mi padre; a los siete por parte de un empleado de la finca familiar; a los diez por parte de un encargado de la finca; y a los 15, tocamientos a manos de un hermanastro, hijo del primer matrimonio de mi madre", describió. 

Cuando su padre murió a los 14 años, empezaron los problemas económicos. Las discusiones con su madre eran frecuentes. Su madre, explicó, nunca le dio importancia a los abusos que ella le describía. Y cayó en una depresión de la que quiso salir a través de la magia negra y que en realidad solo la llevó de infierno en infierno. Narró Juliángela a los peritos que, con 15 años, conoció a un dentista diez años mayor que él del que se enamoró. Poco tiempo después, él la dejó. Y ella intentó suicidarse tomando psicofármacos. Tres días hospitalizada. Al salir, la depresión fue a más. “Estaba semanas enteras sin salir de mi habitación, llorando y durmiendo”.

La relación su madre era cada vez peor. "Con 16 años, nos obligaba a hacer cosa que ella hacía para chicas de locales de estriptis (...) A mí no me gustaba, yo quería estudiar". Nunca se sintió protegida por su madre, describió. Una de sus hermanas la llevó a una mujer "que hacia limpiezas espirituales" para sacarla de su tristeza. "De pronto”, contó Juliángela, “me vi en medio de cinco o seis hombres en un ritual, convocando espíritus. Uno de los hombres me dijo que quería conocerme y tener una relación conmigo. Nos veíamos una vez al mes. Él practicaba una filosofía religiosa japonesa. Para estar con él me inicié en ella".- Juliángela tenía entonces 20 años. 

Tras la ruptura, intentó de nuevo suicidarse. Y regreso a casa de su madre y a los estudios. Pero seguían las discusiones con su progenitora. Aun así acabó secundaria y empezó a trabajar en un laboratorio de análisis clínicos. Al poco tiempo dos de sus hermanas se trasladan a España para trabajar en el mundo de la prostitución. Y ella siguió los pasos de ellas en 2004. Estuvo en clubes de distintas ciudades españolas. "Para hacerlo tenía que beber y drogarme", contó a los psicólogos. “Iba contra todos mis principios”. Tuvo cuadros de bulimia y anorexia nerviosa. En 2006 se fue a Málaga a vivir con un cliente. Tuvo dos abortos y volvió la recurrente depresión. Hasta 2008, cuando se separó y empezó a trabajar "en discotecas y en el mundo de la noche".

Un día se cortó las venas de ambas muñecas e ingresó en un hospital de Málaga. "Tomaba drogas porque me quitaban la vergüenza". En 2010, vivía sola en Madrid. "Y empecé a tener visiones, como un espíritu feo, un demonio que no me dejaba salir, me faltaba el aire, hasta que esa cosa me soltaba... 

Llamé a un amigo mío, camello, y me dice que estoy loca. Sentí miedo y empecé por la Gran Vía de Madrid a buscar tiendas de santería. Un santero me hizo limpiezas, pero seguía encontrándome mal. Me tiraba cinco o seis días seguidos en la cama llorando… A veces me tenía que levantar para ir a la noche". En esa época conoció a Rubén. Se lo presento una hermana. Rubén, contó Juliángela a los psicólogos, “me dijo que su madre espiritual podría ayudarme. Y fuimos a Brasil a verla". Es al regresar a Madrid de ese viaje, cuando conoció a Sabrina (la asesinada). 

"En el restaurante le hablé de mi viaje a Brasil y resultó que ella también conocía a la santera que había visitado. Me hablo de ir a cenar y de un santuario que ella tenía en su casa. En el restaurante, nos bebimos cada una un litro de vino y tomamos cocaína. Fuimos al baño varias veces... Y decidimos seguir la fiesta en su casa... En la casa recuerdo que fumamos, bebimos y nos besábamos. Me mareé y al despertarme encontré a Sabrina encima de mí, con el cuchillo...”. 

“Huí a Brasil porque me dijeron que debía irme. Yo era prostituta, drogadicta, estaba amenazada por el marido de Sabrina, que era de una banda muy peligrosa". En Brasil, volví a la santera; me dijeron que Sabrina quiso coger mi fuerza y sacrificarme. Que había gente famosa que hacía pactos con el diablo a costa de matar animales o a gente para tener sus poderes, y que no debía volver a España, que ella me cuidaría... Seguí bebiendo y drogándome para olvidar".

ESPÍRITUS Y SOMBRAS EN SU CELDA 
Los psicólogos han expuesto en el juicio que Juliángela sufre un cuadro depresivo y trastorno de estrés postraumático; es decir un trastorno de la personalidad. Pero que sabe distinguir el bien del mal. No es una loca. Ha dicho a los psicólogos que en la celda de la cárcel "ve sombras" y que sigue creyendo "en los espíritus". Tales sombras, según los peritos, no constituyen un problema psicótico, sino que son fruto de las "ilusiones" que se dan entre los reclusos. Ilusiones que surgen de estados de sugestión. Es decir, tiene una "personalidad muy desorganizada, inestable e impulsiva", en opinión de los expertos. El crimen, señalan los psicólogos, puede estar conectado con el consumo previo de drogas y sus rituales de magia negra. El jurado decidirá esta semana el futuro de Juliángela. El fiscal le pide 17 años de cárcel; la defensa, la absolución, por legítima defensa. El jurado dictaminará.

¿HABÍA ALGUIEN MÁS EN LA CASA?
La defensa de la supuesta asesina mantiene que había alguien más en la vivienda de Alcorcón, presuntamente el santero con el que la acusada se marchó a Brasil, vía Londres. Se basa en que se halló semen en la vagina de la fallecida. Eso cuadraría además con la versión de Juliángela Queiroz de que se despertó cuando estaba siendo apuñalada por la fallecida.

La versión de los agentes de Homicidios es muy distinta. La supuesta asesina llamó a su santero, que estaba en la calle de Francisco Campos (distrito de Chamartín) y fue a recogerla a Alcorcón, tras lo cual huyeron. Así lo atestiguan las 13 llamadas que se intercambiaron hasta que llegó a su destino. Los vecinos la vieron salir por el patio envuelta en una toalla y con el pelo ensangrentado y acompañada de un hombre. No escucharon ninguna discusión ni ruidos de pelea, según los investigadores del Grupo V de Homicidios.

LA SECTA DE LAS ORGÍAS 
"Al cabo de tres o cuatro años me habían alejado de mi familia y de los amigos, no me dejaban tener contacto con el mundo exterior, y me controlaban hasta la ropa que vestía. Dejé de estudiar”. Luego empezó a tener contactos “con el jefe de la secta”, añadió. Recuerda que allí “se hacían limpiezas espirituales consistentes en orgías y sesiones espirituales. Empecé a sentirme mal con todo eso, pero no podía decir nada a nadie, hasta que se lo dije a mi pareja. y nos salimos de ahí y nos casamos por un rito japonés. Luego él me dejó porque le hicieron llegar historias falsas sobre mi". 

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ,  F. JAVIER BARROSO y GUIOMAR DEL SER

https://politica.elpais.com/politica/2018/05/16/actualidad/1526436137_036884.html?id_externo_rsoc=TW_CC