domingo, 13 de junio de 2010

Sexo y sectas satánicas: la tentación de la trasgresión

Monjas desnudas, vino y carne a raudales. Una fuente con forma de pene se une a la solemnidad de unos hombres y mujeres vestidos de negro cantando una extraña letanía…

La descripción anteriormente realizada, nos presenta cómo son las “fiestas” de la religión más escandalosa del planeta. En lo profundo de las frías y húmedas cuevas West Wycombe, Inglaterra, el día 30 de abril de este año pasado, en la noche de Walpurgis, la Iglesia de Satán se reunió en cónclave para honrar a los inspiradores de la misma: los miembros del HellFire Club del siglo XVII, una sociedad secreta dedicada a la diosa Venus, los placeres de la carne, y, como algunos dicen, al mismo Satanás.

Vestidos con negras galas, sombreros incluidos, los miembros de la Iglesia parece que se han arreglado como para ir a una función de ópera, en lugar de un ritual satánico diseñado para evocar los espíritus de Sir
Francis Dashwood, que fue el fundador del HellFire Club, el
Club del Fuego Infernal, y su Hermandad de Demonios de Corazón Oscuro, que incluía al IV Conde de Sandwich y, al parecer, a Benjamin Franklin. Pero una vez dentro de las cuevas originales de las orgias del HellFire, comienza un ritual y una fastuosa fiesta, en la que parece que se ha detenido en el tiempo y los invitados han sido teletransportados a un lugar donde los pecados de la carne son abrazados como sacramentos.

Religión basada en preceptos

Estas reuniones religiosas tienen sustento histórico y una elaborada preparación, a pesar de que algunos piensen que es algo liviano. Se usan accesorios rituales hechos a mano y música diseñada especialmente para estimular a la congregación, casi se podría pensar que estamos en una iglesia católica más que satanista. Pero abundan los conceptos erróneos acerca de la Iglesia de Satán; ésta, fue fundada por Anton Szandor LaVey en 1966. Después de 40 años, la Iglesia de Satán de hoy, está más viva que nunca, ya que después de la muerte del Szandor LaVey en 1997, su compañera de toda la vida, Blanche Barton, fue la sumo sacerdote y madre de su único hijo, Satan Xerxes Carnacki LaVey, hasta que en el 2001 fue nombrado el actual líder de la Iglesia y sumo sacerdote Peter H. Gilmore.

Éste, vive en un apartamento en Manhattan alejado de toda luz, ya que la única ventana que hay en la casa está bloqueada por un altar ceremonial satánico algo siniestro. En ese lugar hay ilustraciones originales de Gilmore, libros raros, artículos rituales, material de archivo de la Iglesia de Satán, pero no tantos como cabría esperar, aparte de la omnipresente presencia de un perro negro de nombre Bella.

Sin duda, ciertamente podría ajustarse a la descripción del “Demonio” como persona y su “hogar”, más cuando además predicaría el Evangelio de Satanás y la historia de su Iglesia. Pero hablemos con propiedad: los miembros de la Iglesia de Satán fundada por Szandor LaVey, no creen en la idea que dice que hay que adorar a un diablo antropomórfico o demonios malos. De hecho, no adoptan la creencia espiritual en ninguna de sus formas. La religión se basa en placer terrenal y tal como Darwin dijo, la supervivencia de los más fuertes. Gilmore deja claro que las críticas a la Iglesia, especialmente la idea que la mayoría de tienen acerca del moderno satanismo, son totalmente infundadas, insultantes y a menudo contrarias a la verdad. Incluso numerosos informes del FBI, desenmascaran rumores de una actividad criminal satánica. Gilmore comenta que sólo con nombrar al satanismo, automáticamente se petrifican todos aquellos que no conocen sobre el tema. Lo cierto es que dentro de la Iglesia se puede encontrar artistas de éxito, músicos, empresarios, escultores, escritores y profesionales en el campo jurídico.

No es oro lo que reluce

Pero muchos satanistas que están dentro de la Iglesia, no son lo que deben ser. En Las Escrituras Satánicas (Scapegoat Publishing), un libro que podría considerarse la continuación de La Biblia satánica de Szandor LaVey, Gilmore expone como ha de ser el satanismo en el siglo XXI. En él, se muestran las doctrinas fundamentales, desde la estratificación social, la supremacía de los más aptos, ejercer el poder de la voluntad mediante magia, disfrutar del sexo y todas sus tentaciones, como papel importante en la Iglesia, para conocimiento de sus miembros y posibles iniciados. Pero Gilmore, también es consciente de que la mayoría de las personas que quieren convertirse en miembros es sólo por la libertad sexual, y no ven que el sexo en su religión es simplemente una parte natural de su composición. Sostiene que para los satanistas, tener sexo es tan natural como comer o ser creativo. Pero claro, hay que tener en cuenta que en sus “misas”, ver mujeres voluptuosas desnudas en los altares es un beneficio que no se encuentra en otras religiones. “El satanismo se basa en la naturaleza humana, lógicamente tomando el carácter innato de la necesidad carnal de los seres humanos” nos cuenta Gilmore. "Hasta la Fundación de la Iglesia de Satán, no hubo ninguna forma de religión que abrazara esa parte. Las personas con instintos más carnales, no tienen necesidad de buscar la aceptación de algún poder superior, ya sea una deidad o un dictador. Nosotros no somos del todo espirituales y vemos todos misticismos como superstición infantil. Abrazamos la naturaleza carnal que hace que nos deleitemos con los placeres del cuerpo y la mente. La buena comida, el sexo, la literatura excelente o la música emocionante: somos gourmets en el buffet que es la vida. No nos negamos a nosotros mismos los placeres, pero tampoco somos exagerados. El punto principal es disfrutar de lo que nos agrada, pero no para permitir que esas actividades se conviertan en compulsiones que nos controlen. Los satanistas no son adictos, no son maníacos de sexo, no son glotones: encontramos equilibrio en el ejercicio saludable del disfrute. Se trata de obtener el máximo provecho de nuestras vidas. Las personas carnales no sólo persiguen felicidad, la tienen. "

Al parecer, mucha de esta felicidad proviene de una negación consciente del sentimiento de culpabilidad acerca de placer y un sentido de confianza mundano. Miembros de la Iglesia se identifican como "la elite extraña", una congregación sin lugar físico de congregación en la que prácticamente no hay normas vinculantes, excepto para complacerse a uno mismo y no perjudicar a nadie (a menos que te perjudiquen). Debido a esta creencia y las inteligentes acciones de sus dirigentes, han sobrevivido los cuatro últimos decenios.

Para hacerse miembro, la persona, al menos, debe mostrar que comprende la filosofía y que es una persona sana. Y nadie obtiene ningún puesto en la jerarquía de la Iglesia a menos que demuestre que han realizado algo que merezca la pena ser reconocido dentro de su campo de acción. Por ejemplo: Si se es artista, demostrar que se es el mejor y llegar a tener un nombre. En la Iglesia no hay espacio para alguien que piensa en "igualdad de todos". Según el pensamiento satanista, algunos seres son óptimos, mientras otros son simplemente superiores.

Esta postura es la que diferencia realmente a este grupo de otros que siguen “el camino de la izquierda”. Su magia y rituales son a menudo diseñados para fortalecer su voluntad y para convertirse en seres superiores. Por abrazar el satanismo, la mayoría de las personas se asustan, pero después de escarbar en su interior ven que no es tan tétrico. La Iglesia se compone principalmente de destacados ciudadanos, pero lo que a menudo seduce a los futuros miembros es que es la única iglesia del planeta que reconoce y celebra el deseo carnal y la indulgencia como la verdadera razón de existencia, desafiando abiertamente la hipocresía de otras creencias organizadas del hombre.

Integrantes

Un par de satánicos de alto rango, Magister Robert Lang y Magistra Dee, abrazan esa “carnalidad”. Viven en una casona en el Canadá rural, rematada por un giraldillo en forma de bruja y cuenta con una cámara ritual en el sótano cuya figura destacada es una runa germana de gran tamaño, que es un símbolo de poder que estimularía la inclinación de Lang hacia los fetiches con los que disfrutar del bondage. A menudo, se visten al estilo de la década de 1940, un aspecto muy popular entre muchos miembros. Él admite que la primera vez que sintió su inclinación por los fetiches, fue a través de una serie de fotografías de chicas vestidas de “mujeres de limpieza”, en nuestra revista. Esta pareja es abierta a todo tipo de relaciones sexuales, sobre todo sin sentirse culpable. La iglesia llevó a la práctica las ideas del sexólogo alemán Dr. Iwan Bloch que definió la sexología desde un aspecto literario, médico y académico. En ese sentido Magistra Dee nos cuenta que "Nosotros no sólo nos encanta tener fetiches sexuales, sino que los vemos como parte natural del ser humano. Entendemos que la supresión de estos aspectos de nosotros mismos, puede ser más dañino que aceptarlos y ponerlos en juego en un entorno seguro y saludable."

En esto, el sumo sacerdote Gilmore dice “los fetiches contribuyen a elevar el acto sexual más allá del simples encuentros edulcorados. Los zapatos son los más usados, pero también existen otras prendas que pueden ser igual de importantes o los olores corporales, los alimentos, algunos juguetes eróticos. Naturalmente, el satanismo abarca el descubrimiento de nuestros fetiches y su uso para mejorar el erotismo. Esto es lo que nos hace individuos únicos. Hay que tener en cuenta que nos basamos en el pensamiento individualista, ya sea en la cocina, sala ritual o dormitorio.”

Cuando se le preguntó si realiza rituales en sus hábitos sexuales, Dee explica que el ritual aporta una conciencia práctica a una necesidad o problema. La meditación sobre la situación y una conclusión definida de cómo queremos resolver el problema. Así que cuando termina el ritual, se piensa en una perspectiva positiva y no en enfadarse y soltar burradas. Lógicamente no hay que explicar que en casa, en invierno, no se ponen muchas estufas…

Sexo, fetiches y satanismo se han ido incorporando desde que se fundó la iglesia. Lang señala que mientras la mayoría de personas y movimientos en los años sesenta y setenta fueron simplemente llamando a las puertas para hacer el amor libre, pero entre heterosexuales, la Iglesia de Satán rompía límites y aceptaba sin problemas todo: "Fuimos la primera iglesia organizada para aceptar a gays y lesbianas en nuestro sacerdocio" dice Lang "Nosotros ya celebrábamos matrimonios gays hace mucho tiempo y nos felicitaban por enseñar a usar fetiches o mostrarlos. Rompimos barreras para todos aquellos que querían buscar algo diferente al cincho del cristianismo. Abrimos las puertas de una nueva era donde la gente podía quitarse los grilletes del puritanismo."

La niña buena.

Por mucho que la gente no quiera verlo, sexo y satanismo comparten la misma cama. Stephanie Crabe, es diseñadora y fotógrafo, podría ser confundida más por una niña buena que por una bruja satánica.

Crabe es una versada en la filosofía sexual satánica, que es el único dogma que no abrazamos. Como ella dice, "más y más gente debería entender que la mayoría de lo que se representa sobre satanismo por los medios de comunicación y otros grupos religiosos, no es real. Las personas se están dando cuenta que la ropa que llevamos es algo obvio de la filosofía que tenemos, que es para divertirse, pero que debajo hay algo muy poderoso." Esta neoyorkina, utiliza abiertamente sus "poderes mágicos" de seducción para obtener lo que quiere: "Si voy perfumada y atractiva, puedo esperar que se abran algunas puertas. Me pone triste pensar de cómo tantas mujeres se han perdido las cosas buenas durante los sesenta y setenta."

En octubre de 2007, Crabe publicó su primer libro de fotografías, Motel Bizarre! (Scapegoat Publishing), una serie que describe situaciones sexys e inusuales que tendrían lugar en habitaciones de un motel anónimo. "Considero estas habitaciones de motel son como cámaras rituales donde poca gente va a promover sus instintos (a veces de manera chapucera) o deseos que tienen. Mi libro es extraño, sexy y tiene glam. Además de estar lleno de caracteres extraños, humor y emociones”, nos explica. “Tener una afinidad en un determinado momento o lugar, no importa que sea extraño u obsoleto, y crear este entorno es también un sentimiento básico satánico que quizás sea extraño para los que no nos conozcan.” Por eso Crabe lleva a cabo este "viaje en el tiempo" a través de su fotografía y la apariencia, al igual que su hombre, Maestro Christopher Mealie. Este, también es autor de un libro de fotografías retro-pinup SexCats (Goliat Books), para aficionados a los desnudos. Dice que aquí se encuentra el cruce entre la tragedia, sensualidad y glamour, que en sus composiciones son un reflejo de una parte integral del satanismo.

La ética Satánica

Uno de los profesionales más conocidos de la manada, un artista ilustrador y fotógrafo conocido simplemente como "Coop", es famoso por su firma en ilustraciones y pinturas con su diablo-niña. Coop es un buen ejemplo de uno de los que forman parte de la élite de la Iglesia. Alguien que usa correctamente la ética Szandor LaVey al máximo, maridándolas a la perfección al llevar la carnalidad a sus creaciones. Su voluptuosa diablesita (que algunos creen que fue inspirado por su hermosa esposa, Ruth) muy común en numerosos productos, es la piedra angular de un gran éxito CoopStuff.com).

Coop creció como artista en Oklahoma en la “Oral Roberts University” y allí no importó el hecho de que él fuera satánico. Tampoco lo negó, ya que dice que él no escogió conscientemente el satanismo, pero que satanismo le eligió después de visitar a Szandor LaVey en su casa de San Francisco. Comenta que este le ayudó a cristalizar sus pensamientos, especialmente su creatividad.

La filosofía de la Iglesia también le ha ayudado a entender el potencial de los rituales. Y aunque algunos miembros realizan rituales formales: con altares, velas, gongs y a veces participantes desnudos…la idea del ritual de Coop, aunque en línea con el satanismo, es contraria a lo que se conoce como magia. "Todos mis actos creativos han convertido en rituales con los años. La magia es la creación de algo de la nada. Tengo un espacio dedicado a mi ritual: mi estudio. Para trabajar especifico muchos pasos, y rutinas que utilizo para crear y al final del proceso, he invocado a través de una obra de arte de mundanos materiales como el lienzo y pintura”

Hoy en día trabaja con mujeres, suele dejar los objetos más mundanos de lado y usar a sus amigas del porno como Kimberly Kane, Ashley Blue y April Flores. "La mayoría de mis modelos son amigos. El hecho de que trabajen en el porno es sólo una parte de sus vidas. Me parece que me siento más cómodo trabajando con modelos que hacen porno, suelen ser mucho más profesionales y más fácil que tratar con modelos normales y rara vez objetan si pido algo extraño para una fotografía. Después de todo, soy más manso con ellas, que lo que tienen que hacer en sus puestos de trabajo."

Como parte de esa fascinación satanista, Ruth, su mujer, acepta atracción de Coop con mujeres desnudas. Ella tiene su propio gusto, le gusta ir de diva que le encantan los zapatos de tacón, la ropa de latex y los fetiches para atar. La expresión de la sexualidad es una faceta más de la libertad: “Todos consideran a los satanistas una panda de maníacos sexuales, dado que nos gusta hacer realidad nuestras fantasías y además respondemos sólo de nuestros mismos, pero la verdad es que lo hacemos pensando que todo el mundo debería hacerlo así."

El sexo como negocio también vende, o eso piensa Lex Frost que es maestro de la iglesia en Texas. Él es uno de los miembros que comenzó a trabajar en Internet, es miembro de la iglesia desde que tenía 16 años, montando un negocios de venta de productos satánicos, una red social para satánicos y venta de velas desde hace casi diez años.

Frost cree que la combinación de satanismo y sexo es una potente herramienta de ventas. El capitalismo satánico también prospera en lugares como Fort Wayne, Indiana, conocida comúnmente como "la Ciudad de Iglesias". Este lugar es el hogar del brujo Eric Vernor, también conocido como Corvis Nocturnum, que podría considerarse un verdadero hombre del Renacimiento satánico. El autor de aceptación de la oscuridad: entendimiento subculturas Dark también es un artista, dueño de una tienda de ocultismo, propietario de un sitio web y editor. Se hizo famoso después de que se escribiera un artículo en el periódico Journal Gazzete, en el que él y su mujer Starr, hablaban de su vida pagana. Por ello, desde aquel momento se han convertido en figuras a las que se les pregunta sobre el satanismo.

Se consideran polígamos después de haber tenido otras parejas sexuales y participan activamente en la escena Bondage. Pero debido a su actitud satánica, dicen ser muy quisquillosos a la hora de unirse a otra persona. Vernor dice que sería excelente agregar a su familia otra mujer que sea sumisa y satánica pero "Es difícil conseguir todo esto en una persona". Quizás no sea fácil, pero es probable que Vernor encontrara otra mujer, ya que como satanista ha atraído a personas durante 40 años y seguirá atrayendo a los curiosos del sexo. Como señala Magister Mealie, "Los satanistas ven el mundo como un carnaval, con todo su brillo, contras, lujurias y muchas más cosas que se pueden encontrar en el mismo saco.

Desde fuera todo esto puede parecer simple lujuria, pero el satanismo es más una forma de vida que un momento de satisfacción. Entrar a formar parte de su filosofía es abrazar la fuerza del más poderoso, del que más cosas consigue. Por ello, la Iglesia de Satán es la religión más carnal en la tierra.

Penthouse
Trad. P. Hervias

1 comentario:

Nemessis dijo...

susan atkins la seguidora de Manson estuvo en la iglesia de laVey sería un dato interesante a incluir en tu artículo.....