sábado, 30 de diciembre de 2006

Inspector-Jefe Isidoro Sánchez: Los políticos nos ponían muchas pegas

Entrevistas

Tras muchos años dedicado a la lucha contra el narcotráfico, el Inspector Jefe Isidoro Sánchez recibió el mando del grupo de sectas del la Brigada de Información, del Cuerpo Nacional de Policía. Y él fue el responsable de un voluminoso informe, presentado a la comisión parlamentaria para el estudio de las sectas, que continua en vigencia todavía.


MC - ¿Cono nació el informe "Las Sectas en España" de la Brigada de Información del Cuerpo Nacional de Policía que tu coordinaste?

IS- Nosotros estábamos incluidos dentro de otro grupo que llevaba el tema de extrema derecha y sectas, y cuando nos enteramos de que la diputada Pilar Salarrullana estaba estudiando el tema fuimos a verla y compartir con ella nuestra experiencia. Y entonces nos comentó la posibilidad de crear una comisión parlamentaria para el estudio de las sectas, nos invitó a asistir, y nosotros tras pedir el pertinente permiso a nuestros superiores asistimos a dicha comisión.

- ¿Que ocurrió en esa comisión?

- Bueno, unos estaban a favor y otros en contra. Alguno, como la minoría catalana, nos llamó alarmistas -entre otras cosas-.

- Curiosamente en Cataluña la Policía Autonómica lleva años investigando... -


- Sí. Precisamente uno de los sitios donde entonces teníamos intención de ir era, en la zona de Andorra, un lugar donde se había trasladado mucha gente de Barcelona y toda Cataluña para hacer aquelarres y ritos de este tipo.

- Alarmistas... ya.

- Sí, sí, e incluso nos lo decían de una forma casi grosera. Yo recuerdo que les comenté que en el prólogo del informe que redacté sobre sectas se decía que también en el año setenta, cuando empezamos a advertir del peligro de la droga, y de todos los problemas que traería en España, se nos llamó alarmistas, y ya ves como ha evolucionado esto en diez años.

- Supongo que sería necesario que en España se viviese la tragedia de una secta suicida u homicida, como los Davidianos de Wacco o Puerta del Cielo o El Templo Solar,para que no se os considerase alarmistas y se tratase el tema en serio...

- Por desgracia así es. Pero nosotros venimos advirtiendo de ese peligro hace muchos años. Lo malo es que no nos toman en serio.

- ¿Sobre cuantas sectas investigasteis?

- Recuerdo que antes irme yo había unas 110 debidamente clasificadas. Pero algunas eran muy pequeñas,supongo que daban poco dinero, y desaparecían, otras se cambiaban de nombre y era difícil seguirlas, etc.

- Como tema adyacente al de las sectas ¿nunca os metisteis a estudiar el tema de falsos videntes y estafas esotéricas?

- Lo intentamos, pero teníamos el mismo problema.Ya sabes que una persona en cuanto cumple la mayoría de edad legalmente puede hacer lo que quiera, y como casi todas las víctimas de estos delitos son mayores de edad es un tema difícil. Buscamos vías para poder intervenir en estos casos,pero tenía que hacerse en relación a delitos concretos; inducción a la prostitución, trata de blancas, menores, delitos fiscales,desescolarización de los niños, etc. Pero es un tema muy complicado desde el punto de vista legal.

- Tu eres un policía muy familiarizado con el mundo de las sectas, la parapsicología, etc, ¿no crees que otros policías sin esa formación pueden correr peligro en este mundillo?

- Por supuesto. En la investigación policial hay campos como los homicidios, tráfico de arte, delitos bancarios narcóticos, etc, que necesitan una especialización, pero este tema quizás sean de los que más especialización necesita y no la hay. Cuando estudias en la academia no te preparan como policía para enfrentarte a las sectas, y lo peor es que tampoco hay un lugar al que dirigirse para acceder a esa formación.

- ¿Tu crees que no solo el ciudadano, sino incluso los mismos agentes de policía no saben que en Madrid esta el grupo de sectas de la Brigada de Información?

- Desde luego. Yo creo que la mayoría de los policías que están de guardia en una comisaría de cualquier ciudad, si se ven ante una denuncia por sectas, no van a saber de que les están hablando, ni que pueden dirigirse a un grupo de sectas que existe en Madrid, pero en el que trabajan solo un grupo de inspectores. No, no hay suficiente información sobre este tema.

- Por eso incluso se han dado en España casos de suicidios de policías infiltrados en sectas.

- Claro. Además es un poco luchar contracorriente. Por ejemplo cuando editamos este informe sobre "Las Sectas en España" tuvimos que aguantar que una de las sectas que mencionamos nos pusiese una denuncia, y esto ya es el colmo. Primero porque esta es una publicación de régimen interno, y confidencial, y esa secta no tenía porque tener acceso a este documento. Y en segundo lugar de produce una gran impotencia que un grupo como ese, que positivamente sabemos que es potencialmente peligroso, pueda campar a sus anchas escudado en el vacío legal que hay sobre el tema, y encima denunciarnos a nosotros por investigarlo. Esto es el colmo.

- Supongo que otro problema al que os enfrentáis es la falta de denuncias...

- Evidentemente. Si la gente estafada por videntes, o que ha sufrido los efectos de una secta, no lo denuncia a las autoridades, nosotros no tenemos nada que hacer. Ese primer paso está en las manos de los ciudadanos.

Manuel Carballal
Vicepresidente 2º CIAC