miércoles, 8 de diciembre de 2010

Continuan los sacrificios de niños en India


RAIPUR, India — La policía de India anunció este jueves haber encontrado un segundo cuerpo de niño en la casa de un curandero que practica brujería, un día después de su arresto por supuesto sacrificio de un niño de dos años.

La policía arrestó el miércoles a este adepto de magia negra y a su familia tras haber descubierto en su casa un cuerpo ensangrentado de un niño así como el cuchillo utilizado en el crimen. El niño había desaparecido el día antes, cuando jugaba en la calle, en una localidad a 45 kilómetros de Raipur, la capital del Estado de Chhattisgarh (centro).

Durante la investigación, la policía encontró los restos de una niña de seis años, desaparecida en marzo.

"Su cuerpo estaba enterrado en la casa, bajo un símbolo representando un tridente", declaró a AFP el jefe de la policía del distrito de Durg, Amit Kumar.

El acusado confesó haber matado a los dos niños para conseguir "un poder oculto y tener suerte".

Además del curandero y de su familia, otras seis personas fueron detenidas por supuesta práctica de sacrificios humanos, señaló Amit Kumar.

La misma fuente explicó que en la casa había "un lugar de culto" y que el acusado había justificado en un primer momento las manchas de sangre diciendo que eran de un sacrificio de cabra.

Los sacrificios humanos, en su mayoría en las regiones rurales desfavorecidas, aparecen de vez en cuando en la portada de los periódicos de India, un país muy religioso donde la superstición está muy presente. El pasado mes de abril, esta noticia llegaba a los titulares internacionales:

Sacrificio humano a la diosa Kali

La policía india ha hallado este viernes el cuerpo de un hombre decapitado junto a un templo situado al norte de Calcuta. El cadáver estaba rodeado de varillas de incienso, guirnaldas de flores y cenizas, lo que según las autoridades apunta a un asesinato ritual. En el lugar donde se halló el cuerpo había también una estampa de la diosa Kali, que según la mitología hindú otorga sus favores a cambio de sacrificios.

"Cuando llegué allí a eso de las 5.00 horas encontré ese horrible espectáculo y manchas desangre por todas partes", declaró a la prensa india el sacerdote encargado del templo. La cabeza de la víctima, que no ha sido identificada, se encontraba oculta en unos arbustos cercanos y el torso presentaba profundos cortes. La policía no ha encontrado indicios que hagan pensar que la víctima opuso resistencia, por lo que se supone que fue drogada con el contenido de una botella que ha sido hallada en el lugar del crimen y que llevaba escrito el nombre de la diosa Kali.

En Calcuta se encuentra el principal templo dedicado a esta deidad hindú, ante cuya imagen los devotos sacrifican cada mañana una cabra. Según algunas crónicas, en la antigüedad se le ofrecían sacrificios humanos, pero éstos fueron prohibidos en el siglo XIX. Aún así hay registrados casos de fanáticos adoradores de Kali que han llevado a cabo asesinatos, muchas veces de mendigos, en su honor. La imagen que representa a esta diosa es la de una mujer de piel negra, ojos rojos, una larga melena encrespada y cuatro brazos. En una de sus manos sostiene una espada ensangrentada y un collar hecho de cráneos humanos le cuelga del cuello.

En el vecino Nepal, donde la diosa Kali se adora bajo el nombre de Gadhimai, el año pasado se llevó a cabo la matanza ritual de 300.000 animales en una celebración que convocó a millones de personas. En ese país estaban permitidos los sacrificios humanos hasta hace menos de un siglo, y hoy día se llevan a cabo ceremonias con estatuas a tamaño real de mujeres y niños para complacer a la diosa Kali.

En algunos lugares remotos de la India rural aún perviven creencias según las cuales es posible atraer el favor de los dioses ofreciéndoles vidas humanas. Hace pocos días se dio a conocer el caso de un matrimonio que, siguiendo las instrucciones de un brujo, envenenó a cinco niños del vecindario porque pensaban que de este modo tendrían un hijo varón.