viernes, 29 de octubre de 2010

Un ritual de santería termina en homicidio imprudente



La defensa legal de un empleado de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) que supuestamente mató a una residente del residencial Luis Lloréns Torres, quemándola durante un ritual de santería, intentó minar la solidez del caso levantando interrogantes sobre la investigación criminal.

Según las autoridades, José A. Cádiz Tapia, quien está acusado de homicidio negligente, prendió en fuego a Stephanie Rodríguez Pizarro, de 28 años de edad y madre de tres hijos, luego de haberla cubierto con bencina, un derivado de combustible, y haber encendido velas que pudieron haber originado el incendio. Otras versiones apuntan a que éste pudo haber prendido un cigarrillo antes del siniestro.

Aparentemente, el imputado había conocido a la mujer en Lloréns Torres, el 3 de julio de 2009, y el mismo día intentó practicarle un despojo, ritual que persigue la purificación espiritual, en la bañera de un apartamento del residencial Villa Kennedy.

El sujeto supuestamente les confesó a las autoridades que la mujer estaba acostada desnuda en la bañera cuando fue quemada.

Ayer por la tarde, la abogada de Cádiz Tapia, Jane Hoffman, cuestionó la razón por la cual el imputado fue interrogado en varias ocasiones en el Centro Médico de Río Piedras mientras se encontraba bajo los efectos de sedantes tras sufrir quemaduras de primer, segundo y tercer grado que recibió durante el ritual. El agente investigador, Miguel Rodríguez, confirmó que había entrevistado al imputado, pero subrayó que le había leído las advertencias en cada ocasión y que las entrevistas se habían realizado ante la presencia de otras personas.

Un agente de la División de Explosivos, Carlos Rivera Oquendo, también testificó en torno al fuego que se originó en el baño del residencial. La víctima, a pesar de la gravedad de las heridas, logró vestirse con la ayuda del imputado mientras pedazos de su piel y cabello caían sobre la bañera y el piso del baño.

El sujeto supuestamente la llevó en su vehículo desde Villa Kennedy a Lloréns Torres, donde la dejó abandonada frente a un basurero de la calle 4, que ubicaba a pocos pasos de su residencia. La mujer recibió los primeros auxilios en el dispensario de Lloréns Torres y murió en el Centro Médico el 21 de agosto de 2009.

http://www.primerahora.com/detallanritualdesanteriaquecegolavidadejovenmadre-438860.html