martes, 8 de mayo de 2007

Ted Bundy: el asesino que inspiró a Hannibal Lecter


Psicópatas

Un hombre guapo, elegante, romántico, tierno, encantador..."Así lo definían sus amigos, sus novias y los que lo conocían, posiblemente lo contrario que pensasen las jóvenes que asesinó.

Nació en 1946, hijo de una joven chica soltera que provenía de una familia puritana.
Es rechazado por ella durante los primeros años de su vida por ser hijo ilegítimo, y trata de disimular a su hijo, considerado como una vergüenza para la familia, tratándolo como si fuese su hermano.
Bundy se crió en casa de su abuelo, un hombre violento que pegaba a su mujer.
Las secuelas de estos rechazos en la infancia, serían visibles en la adolescencia, por su carácter sumamente tímido e infantil y su tendencia a la soledad. Comienza a aislarse de sus compañeros de juego y adopta un cruel y extraño comportamiento hacia cuanto le rodea, por ejemplo, mutilando los animales que atrapa.
Más tarde cursa estudios de derecho y colabora en algún partido político trabajando activamente en las campañas. Pero en esa etapa de su vida, decepcionado por una sociedad en la que no encaja, comienza su etapa como asesino en serie.El primero de sus crímenes tendría lugar en Washington en 1974, cuando ataca a una mujer mientras dormía golpeándola con una barra de hierro.
Apenas un mes más tarde asesina a una joven en el mismo campus universitario, llevándose el cuerpo lejos de allí una vez muerta ésta, pero dejando la habitación llena de sangre.
En todos sus crímenes adoptaba un mismo ritual: seguía a la joven víctima por las calles, luego la estrangulaba y la golpeaba en su propia casa.
A veces la secuestraba para llevarla a un lugar más seguro. Una vez muerta la sodomizaba con el miembro o con el objeto que tenía más a mano mientras mordía su cuerpo.

Bundy podría considerarse un ejemplo claro de lo que sería un asesino en serie psicópata. No sólo por haber sufrido una infancia traumática, sino que además su aspecto inspiraba siempre confianza a las víctimas.
Si bien al principio cometía sus crímenes por la noche guardándose de un posible testigo que pudiese identificarlo ante un tribunal, poco a poco se iría confiando y abordaría a las futuras
víctimas por el día.Apoyado en su atractivo y su carismática personalidad, se paseaba por los supermercados pidien
do ayuda a mujeres jóvenes para conducir su coche Wolkswagen, fingiendo que tenía un brazo roto y sin que estas sospechasen lo más mínimo que hablaban con su futuro asesino.
Tras sus primeros crímenes, Bundy comienza a viajar por una buena parte del país: Washington, Utah, Colorado y Florida, dejando a su paso una serie de crímenes y secuestros.
Es arrestado una primera vez el 16 de agosto de 1974 en Utah tras ser identificado por una mujer que meses antes había intentado secuestrar. Se le condena a cumplir una pena de prisión en Colorado, pero logra escaparse antes de ser encerrado y desaparece durante más de dos meses.
Dos meses que le servirían para seguir cometiendo espeluznantes crímenes, esta vez tres jóvenes entre las cuales una tan sólo contaba con 12 años.

Es nuevamente detenido en Florida. En el juicio, él mismo se defendería en tanto que abogado, apoyado por un grupo de jóvenes "fans" que reclamaban su inocencia ante las puertas del Juzgado. A pesar de todo, la prueba irrefutable que lo culpó, la aportaría un odontólogo forense, tras comparar las marcas de unos mordiscos en uno de los cadáveres con los dientes de Bundy.Evidentemente ambos moldes coincidían. Después de seis horas de deliberación, el jurado lo condenaría al corredor de la muerte por 14 homicidios de primer grado...

Tenía una fijación especial por asesinar a mujeres jóvenes de pelo oscuro y largo, que le recordaban a su ex novia, la cual lo había rechazado unos años atrás. Pero las jóvenes víctimas vendrían a representar del mismo modo a su madre, por haberlo abandonado de pequeño. El asesino confesaría personalmente a los psiquiatras: "Toda la rabia que he estado desahogando con las mujeres que maté, estaba dirigida contra mi madre".

Podríamos considerarle como una mezcla entre asesino organizado y desorganizado. Tanto podía mostrarse con una personalidad muy inmadura, dejar indicios en el lugar del crimen, o por lo contrario prepararlo cuidadosamente, seleccionar a las víctimas y dejar pocas huellas.
Él mismo se consideraba un adicto al crimen, y aunque aseguraba que podría dejar de matar en cuanto se lo propusiese, no dejó de hacerlo hasta su detención. Aseguraba no haber matado a 14 mujeres, confesó haber asesinado y violado a 28 mujeres en los años 70.

Con una personalidad propia de esquizofrénico incluso después de su detención, no sintió en ningún momento arrepentimiento ya que decía que en sus víctimas veía la imagen de su madre. Fue ejecutado el 24 de Enero de 1989.

Los múltiples test psiquiátricos realizados evaluarían una personalidad propia de esquizofrénico: Cambios de humor muy repentinos, impulsivo, sin emociones, afán de protagonismo, ataques de histeria, doble personalidad, inestabilidad emocional, rechazo a la sociedad, ansiedad, depresión, complejo de inferioridad, inmadurez, mentiras que termina por creerse él mismo, obsesivo, egocéntrico, falsa realidad adaptada por él mismo, manía persecutoria...

Ted Bundy fue ejecutado en la silla eléctrica nueve años después de su sentencia, el 24 de enero de 1989, tras haber sido culpado por haber asesinado a 14 jóvenes.

Pili Abeijon
Criminóloga

5 comentarios:

Santiago Night dijo...

Seguro lo habrás visto, pero notaste que antes de ser ejecutado, confesó que la pornografía fue el aliciente para que empezará sus crímenes, tal y como otros asesinos confiesan.

http://www.citydevil.com.ar/2009/07/entrevista-ted-bundy-antes-de-morir.html

Ya críminologa Helen Morrison menciona que tras tantos años de estudiar a los asesinos seriales, pudo ver que cometer los crimenes tenia cierto paralelo con las adicciones: simplemente algo dentro los impelía a hacerlo porque conseguían gratificación de alguna índole.

Con Ted Bundy quedó bien claro esto.

Anónimo dijo...

Qué simpleza conceptual, qué forma de proyectar prejuicios. "La pornografía como aliciente", "sociedad en la que no encaja"... Y no digamos la "gratificación" como algo que les "impele"..., o la "infancia traumática". Todo una forma de, sin quererlo, explicar el comportamiento humano como una cadena de causas-efectos. Un mecanicismo cartesiano simplificador.

Si cada persona que "no encajase" o se sintiese mal, o tuviera "infancias traumáticas" se dedicase a asesinar, lo llevaríamos claro.

Existe el mal, como existe el bien. Existen las personas perversas como existen las de bondad extrema. Entre los extremos, la mayoría...

Explicar el crimen como una adicción es una simpleza -el comentario anterior dice "simplemente algo les impelia..." Jo, qué claro lo tiene, oiga. La adicción es un mecanismo, no una causa. La adicción no explica que puedas disfrutar de J.S.Bach o de Deep Purple o de ninguno... En el fondo, late la libertad de cada cual, con diversas opciones.

Cualquier biografía puedes "explicarla" como una cadena de causas-efectos, lo mismo que hay quien siempre creerá en las predicciones de un horóscopo... Pero eso es porque se retrodice y se selecciona...

La verdad es que teniéndolo todo tan claro, no me explico como resulta tan complicado predecir personalidades, comportamientos...

Mucho tópico..., para tratar de encontrarle una lógica común al quehacer humano, pero hay muchas lógicas, puesto que se parten de premisas diferentes...

Por otra parte, en las biografías de personajes psicopáticos, siempre hay referencias autojustificativas que no tienen demostración, sin embargo, se anotan en las biografías como hechos ciertos... ¿Pero de verdad os creéis algo?

La integridad, la sinceridad con uno mismo, es cosa poco común...

Duele ver a "criminólogos" que recurren a esas cadenas de causas-efectos simplistas... Vamos mal.

Anónimo dijo...

Querida Pilar:

Soy esquizofrénico, diagnosticado hace quince años, y te agradezco mucho que a los enfermos de esquizofrenia, enfermedad poco conocida más que por el cine, y completamente incomprendida, nos metas en el mismo saco que a seres encantadores como Ted Bundy, psicópata cuyos rasgos de personalidad cuadran a la perfección con los de un esquizofrénico, siempre según tú, ay perdona, espera a que le dé un par de puñaladas a esta zorrita que no deja de patalear.

Enfín, sacarías en alguna facultad tu título de criminóloga, claro que el hecho de que tu empatía brille por su ausencia tal vez te acerque más a estos monstruos de los que hablas que lo que estaré yo en toda mi vida.

Un saludo

DemasiadoHumano - 94.5 FM dijo...

Yo siempre miré porno, siempre detesté a la sociedad, estuve bajo grandes depresiones, y nunca maté a nadie por eso...

jesusvs3010 dijo...

Ted bundy dijo que no todos estamos dispuestos hacer algo asi por ver pornografia y recuerda que todos somos diferentes y que bueno por ti que no has matado pero es normal que no lo haigas hecho no te asustes por Ted bundy solo recuerda que todos somos diferentes algunos mas debiles que otros