miércoles, 4 de marzo de 2015

PIDEN 4 AÑOS DE CARCEL POR ESTAFA PARA EL VIDENTE CANARIO VICTOR VALDIVIESO


"Me tenía embrujada para sacarme el dinero". "Siempre me hablaba de que iba a sufrir un accidente de tráfico o que mi hermana, que padece epilepsia, iba a morir antes de final de año porque nos habían hecho brujería". Estas fueron algunas de las manifestaciones que hizo ayer D. H., una mujer que junto con su hermano F. H. denunciaron a Víctor Manuel Valdivieso H., de profesión "místico y ocultista", tal y como declaró él mismo en la vista oral celebrada ayer en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. El vidente, que colaboraba en un programa de televisión local, está acusado como presunto autor de un delito de estafa continuada y agravada, según sostiene la Fiscalía y la acusación particular. Éste cobró a las dos víctimas 79.600 euros por unos "rituales" para –según les dijo– "quitarles la magia negra" que les habían hecho. Además les había convencido de que podía "solucionar el problema que tenían con las escrituras de la finca y la casa" en la que vivían en La Guancha, ya que les dijo que era familiar de un juez de Las Palmas y conocía a un notario de Tacoronte, que agilizarían el asunto a cambio de un dinero.

La defensa, en cambio, niega el relato de la denuncia y mantiene que no hay delito alguno y que su cliente se limitó a realizar el trabajo por el que había sido contratado. Considera que nadie empujó a los querellantes a acudir a la tienda de su cliente y que éste le pidió unos honorarios sin que éste forzara u obligara a aquellos a que le abonaran determinadas cantidades. De todas formas niega también que la suma entregada sea la de 79.600 euros que reclaman los dos hermanos y solo reconoce el pago de 20.000 euros por una "mercancía" que habrían comprado los denunciantes a su defendido. Esa mercancía consistiría en "una estatua enorme, unos velones y líquidos para baños y limpiezas". La defensa intentó hacer ver que si los denunciantes pagaron 20.000 euros "solo" por mercancía ésta tendría que haber "llenado un container". El acusado insistió en que les cobró por mercancía y sus consultas.

No obstante, cuando los denunciantes declararon negaron haber comprado en la tienda que tenía el acusado en Santa Úrsula, Yara Magia Azul, mercancía alguna y que las cantidades de dinero entregadas al hoy acusado eran, según les había dicho éste, para "hacer rezos por la noche en lugares apartados que no habían sido pisados por personas".

La mujer declaró que el acusado le dijo que tenía que darle 8.000 euros porque ese día "iba a sufrir un accidente de tráfico". En una segunda visita insistió en que la magia negra le iba a provocar otro accidente y se ofreció a "curarle" la epilepsia de su hermana a cambio de otra suma importante "si no quería que muriera antes de fin de año" ya que según les dijo, "las personas con discapacidad son más débiles a la magia".

Las dos víctimas hicieron entrega a Víctor Manuel Valdivieso "siempre en efectivo" de cantidades que oscilaban entre 3.500 y 8.000 euros y en una ocasión una transferencia bancaria de 9.900 euros.
Los denunciantes declararon que a cambio de entregar dichas cantidades de dinero le pedían al hoy acusado que les extendiera un recibo por dichos importes. El vidente "siempre ponía excusas y lo habitual era que rellenara los recibos con una fecha distinta a la entrega del dinero, la mayoría de las veces al día siguiente a la entrega del dinero". Y hasta en dos entregas de dinero, el acusado nunca les entregó recibo y en uno de ellos, en lugar de extenderlo por 3.500 euros lo hizo solo por 500 euros.
En ese punto, los tres magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que componen el tribunal solicitaron ayer, a pesar de que ya consta en los autos las copias de los reintegros hechos con las libretas de ahorro de los afectados, las libretas originales para contrastar las cantidades con los recibos extendidos por el acusado. Los tres magistrados apuntaron las fechas y cantidades extraídas comprobando que las dos cuentas corrientes apenas quedaron con un par de cientos de euros después de extraer de una de ellas 42.500 euros y de la otra 37.100, "los ahorros de toda la vida", según declararon las víctimas.

Al acusado le mostraron los recibos que supuestamente habría firmado a los denunciantes, pero éste negó que la letra o firma que aparecía en los mismos fuera suya. No obstante, el fiscal trajo a colación al plenario la declaración hecha por el acusado en el Juzgado de Instrucción número 1 de La Orotava, donde ante el juez éste reconoció al menos tres de esos documentos. "Entonces reconoció algunos documentos y hoy ya no reconoce ninguno", le espetó.

Carlos Álvarez, abogado de la acusación, solicitó a la sala que se reprodujera una grabación en la que se escucha la voz del acusado conversando con uno de los denunciantes y en ella se oye cómo éste le indica que no se preocupara: "El juez Iglesias viene a Tenerife exclusivamente para eso porque es familiar mío y me debe un favor", se escucha en la grabación mientras la denunciante dice: "Víctor mi abogado dice que eso es imposible".

El acusado declaró que "eso no es así; está modificado porque yo no tengo familiares que sean jueces".

También declararon dos extrabajadoras de la tienda de Víctor Manuel Valdivieso. Una de ellas también vidente aseguró que los denunciantes se habían llevado importantes cantidades de mercancía mientras que la otra trabajadora, que era dependienta, aseguró que nunca vio a un cliente hacer compras superiores a los 25 o 30 euros.

Miguel Angel Autero
http://www.laopinion.es/sociedad/2015/03/04/victima-vidente-declara-tenia-embrujada/593711.html