domingo, 15 de marzo de 2015

EL COMISARIO VILLAREJO Y LA SECTA CIENCIOLOGIA


Uno de los asuntos de actualidad en España lo está protagonizando un policía nacional, José Manuel Villarejo Pérez, que según informa Estrella Digital, es un gran conocido en el mundo de la investigación, aunque siempre se ha movido entre las sombras. Ahora, en el ámbito público se ha hecho famoso tras denunciar la pasada semana al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.
Villarejo, alias Manuel Villar o Pepe Villar, está muy conectado a Marbella y no sólo por sus viviendas. De allí era comisario Agapito Hermes de Dios, el único policía imputado por la investigación “ilegal” –según Ignacio González y Jorge Fernández Díaz– del ático del presidente de Madrid. 
Según informa Estrella Digital, y también aparece en otros medios de comunicación, Villarejo tuvo que ver con la causa de la Iglesia de la Cienciología en la que el policía fue imputado por tres delitos.
Imputado triplemente en el ‘caso Dianética’
Hay que remitirse a finales de los 80, cuando la Iglesia de la Cienciología buscaba asentarse en España. El domingo 18 de noviembre de 1990, el diario ABC titulaba así en su sección de sucesos: “La secta de la Cienciología utilizó a policías para encarcelar a un inocente”. Este policía no era otro que José Manuel Pérez Villarejo. El funcionario, en excedencia según la información, trabajó para la Iglesia de la Cienciología como detective privado.
La asociación Dianética era una sociedad instrumentada de la Cienciología dedicada a la rehabilitación de los drogadictos. Pedro Lerma, que había conseguido rehabilitarse de sus adicciones en París a través de la sociedad Narconon, también ligada a la secta, abrió en Madrid esta fundación para ayudar a personas drogodependientes. Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Lerma “inicia sus actividades sin comprender en su auténtica dimensión la verdadera finalidad de lo que es, ni más ni menos, una gran multinacional, consagrándose aquel a la ayuda de los toxicómanos de manera sincera y prioritaria, subordinando los intereses lucrativos que, a nivel internacional, persiguen centros de Narconón y Dianética”.

La Cienciología, al no poder controlar a Pedro Lerma para sus intereses, puso en marcha una operación contra Lerma. Ahí entró Villarejo como detective privado. La sentencia de la Audiencia Provincial señala que con la ayuda de Villarejo consiguieron lavar el cerebro de un drogadicto llamado Juan Carlos Borrado para que se autoinculpase de un robo en la sede de Dianética e implicara a Lerma en el delito. Villarejo mandó al drogadicto a declarar a la comisaría de Las Ventas, donde tenía amigos funcionarios, y Lerma fue detenido. El juez añadía que “de manera consciente o no, de buena o mala fe”, los policías actuaron “sirviendo los intereses de su amigo y excompañero José Manuel Villarejo”.
Pedro Lerma quedó absuelto, pero José Manuel Villarejo fue imputado por simulación de delito, denuncia de delito falsa y detención ilegal. El Tribunal Constitucional lo absolvió en el año 2000 de los delitos más graves, quedando el resto no demostrables”. El juez de la sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid,Vázquez Honrubia, mostraba en 1990 su preocupación porque la trama hubiera conseguido tener acceso a los altos organismos del país y pidió a la Dirección General de la Policía depurar responsabilidades.
Veinticinco años más tarde es el actual ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, quien acaba de solicitar a la Dirección General de la Policía un informe de las actividades del propio Villarejo. Fernández Díaz asegura que él no tiene por qué conocer todas las actividades del funcionario, aunque ya avisa de que vienen de 20 años para atrás.
http://infocatolica.com/blog/infories.php/1503120856-un-comisario-polemico-trabajo