sábado, 18 de mayo de 2013

DETENIDO EL PRESIDENTE DEL C.D. CASTELLON, JOSÉ LAPARRA, POR ASALTAR LA CASA DE UNA VIDENTE


EL MUNDO. El empresario José Laparra que dirigió el C.D. Castellón desde el año 2005 y hasta el 2011 ha sido detenido en Magallón (Zaragoza) por supuestamente participar en el asalto a una vivienda de la que quería recuperar más de 140.000 euros que supuestamente aportó por los servicios de esoterismo de una consejera espiritual y 'asesora personal-coatching' para directivos, según han confirmado a elmundo.es fuentes de la Guardia Civil de Aragón.

Se da la circunstancia de que José Laparra está citado a declarar en los juzgados de Castellón este lunes 20 de mayo imputado en una presunta trama de 'saqueo' al Club Deportivo Castellón, que los denunciantes, la entidad Sentimiento Albinegro, estima entre cuatro y seis millones de euros.
 
Según ha confirmado a elmundo.es la Guardia Civil, el empresario fue detenido este miércoles y está previsto que durante la jornada de este viernes pase a disposición judicial, extremo que también han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Aragón.
 
La Benemérita explica que Laparra se sintió estafado por la consejera espiritual, a la que habría pagado más de 140.000 euros para que le resolviese un asunto personal y, al no surtir efecto el servicio tarotista, se desplazó de Valencia a Magallón para recuperar parte del dinero que le abonó.
Junto al ex directivo del C.D. Castellón, de 46 años, también han sido detenidos Y. L., hombre de 25 años y nacionalidad marroquí; C. F. G., mujer de 50 años y nacionalidad española; J. J. R. F., hombre, 27 años y nacionalidad española; y J. A. R., hombre de 42 años y nacionalidad española.
La supuesta víctima, 'asesora personal-coaching' para directivos, se anuncia en las redes sociales como consejera espiritual. "Amo a la vida y me amo a mi misma. La clave no es encontrar una persona que te recoja de tu carencia emocional, sino amarse profundamente un@ mism@ y después compartir tu amor con los demás".

Hechos relatados por la Guardia Civil

Sobre las 13.45 horas del miércoles, el Centro Operativo Complejo (COC) de la Guardia Civil de Zaragoza recibió una llamada del 112 comunicando que una persona de Magallón solicitaba la presencia policial en su domicilio ya que varias personas habían accedido al interior tenían retenido a su padre.
 
Cuando llegaron los agentes, el dueño de la vivienda, nervioso, abrió la puerta y explicó que su hija estaba escondida en la planta superior "por el miedo a las personas que habían accedido al domicilio sin autorización" por cobrar una supuesta deuda.
 
Los agentes entraron en la vivienda y encontraron en la sala a los cuatro presuntos asaltantes y a la tarotista "debajo del colchón" , en perfecto estado físico "pero muy nerviosa y alterada", añaden las citadas fuentes.

Fueron con una microcámara y un arma corta simulada

En el registro intervinieron a José Laparra y los otros tres detenidos, dos hombres y una mujer, más de 22.500 euros en efectivo así como una microcámara camuflada en forma de botón "que portaba en la solapa de la chaqueta". También hallaron en el interior del bolso de la mujer "un arma corta simulada".
 
En la inspección del inmueble también se localizaron más de 145.000 euros distribuidos en distintos puntos de la vivienda: en el interior de una bolsa de tela oculta bajo el mantel de una mesita de cristal, en una cómoda y en otras dos habitaciones.
 
Además, detuvieron a Laparra y sus acompañantes acusados de un presunto delito de allanamiento de morada, amenazas con arma de fuego, extorsión y pertenencia a grupo criminal. De igual modo fue detenido el conductor del vehículo con el que se habían desplazado desde Valencia, como presunto autor de los mismos hechos delictivos que los anteriores, además de un delito de usurpación de funciones de funcionario público, ya que se había identificado en todo momento como agente de la autoridad ante el propietario de la vivienda.
 
Del estudio de las informaciones obtenidas y gestiones realizadas se pudo determinar "que la perjudicada se dedicaba a ofrecer servicios de asesoramiento espiritual. Así, el ex presidente del Castellón supuestamente contrató sus servicios "para resolver asuntos personales".
 
Un servicio que esta señora aceptó realizar, añade la Guardia Civil, pero por el que el detenido debía pagar una elevada cantidad de dinero que fue abonada, en efectivo, en la ciudad de Valencia.
"Debido al paso del tiempo y no obtener el detenido los resultados esperados con los rituales contratados, éste se puso en contacto con la perjudicada mostrándole su disconformidad". Como no llegaban a un acuerdo, añaden las mismas fuentes, Laparra se trasladó junto con cuatro personas más hasta Magallón para recuperar el dinero.
 
"Entraron en el domicilio sin consentimiento, exigieron la devolución del efectivo con amenazas y al hacerle entrega el padre de parte de la cantidad solicitada y no corresponderse con lo reclamado registraron la vivienda, momento en el que llegó la Guardia Civil".
 . 
En la inspección del inmueble también se localizaron más de 145.000 euros distribuidos en distintos puntos de la vivienda: en el interior de una bolsa de tela oculta bajo el mantel de una mesita de cristal, en una cómoda y en otras dos habitaciones.
Además, detuvieron a Laparra y sus acompañantes acusados de un presunto delito de allanamiento de morada, amenazas con arma de fuego, extorsión y pertenencia a grupo criminal.
De igual modo fue detenido el conductor del vehículo con el que se habían desplazado desde Valencia, como presunto autor de los mismos hechos delictivos que los anteriores, además de un delito de usurpación de funciones de funcionario público, ya que se había identificado en todo momento como agente de la autoridad ante el propietario de la vivienda.
Del estudio de las informaciones obtenidas y gestiones realizadas se pudo determinar "que la perjudicada se dedicaba a ofrecer servicios de asesoramiento espiritual. Así, el ex presidente del Castellón supuestamente contrató sus servicios "para resolver asuntos personales".
Un servicio que esta señora aceptó realizar, añade la Guardia Civil, pero por el que el detenido debía pagar una elevada cantidad de dinero que fue abonada, en efectivo, en la ciudad de Valencia.
"Debido al paso del tiempo y no obtener el detenido los resultados esperados con los rituales contratados, éste se puso en contacto con la perjudicada mostrándole su disconformidad". Como no llegaban a un acuerdo, añaden las mismas fuentes, Laparra se trasladó junto con cuatro personas más hasta Magallón para recuperar el dinero.
.
"Entraron en el domicilio sin consentimiento, exigieron la devolución del efectivo con amenazas y al hacerle entrega el padre de parte de la cantidad solicitada y no corresponderse con lo reclamado registraron la vivienda, momento en el que llegó la Guardia Civil".
En la inspección del inmueble también se localizaron más de 145.000 euros distribuidos en distintos puntos de la vivienda: en el interior de una bolsa de tela oculta bajo el mantel de una mesita de cristal, en una cómoda y en otras dos habitaciones.
Además, detuvieron a Laparra y sus acompañantes acusados de un presunto delito de allanamiento de morada, amenazas con arma de fuego, extorsión y pertenencia a grupo criminal.
De igual modo fue detenido el conductor del vehículo con el que se habían desplazado desde Valencia, como presunto autor de los mismos hechos delictivos que los anteriores, además de un delito de usurpación de funciones de funcionario público, ya que se había identificado en todo momento como agente de la autoridad ante el propietario de la vivienda.
Del estudio de las informaciones obtenidas y gestiones realizadas se pudo determinar "que la perjudicada se dedicaba a ofrecer servicios de asesoramiento espiritual. Así, el ex presidente del Castellón supuestamente contrató sus servicios "para resolver asuntos personales".
Un servicio que esta señora aceptó realizar, añade la Guardia Civil, pero por el que el detenido debía pagar una elevada cantidad de dinero que fue abonada, en efectivo, en la ciudad de Valencia.
"Debido al paso del tiempo y no obtener el detenido los resultados esperados con los rituales contratados, éste se puso en contacto con la perjudicada mostrándole su disconformidad". Como no llegaban a un acuerdo, añaden las mismas fuentes, Laparra se trasladó junto con cuatro personas más hasta Magallón para recuperar el dinero.
"Entraron en el domicilio sin consentimiento, exigieron la devolución del efectivo con amenazas y al hacerle entrega el padre de parte de la cantidad solicitada y no corresponderse con lo reclamado registraron la vivienda, momento en el que llegó la Guardia Civil".