jueves, 26 de enero de 2012

Según informes de Inteligencia, Hugo Chávez acudiría a un chamán para tratarse el cáncer


Con un cáncer en rápido deterioro, Hugo Chávez ha enviado a Brasil a especialistas médicos de confianza para que averigüen qué esperanzas ofrecería ponerse en manos de un curandero indio recomendado por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, de acuerdo con los últimos informes de Inteligencia a los que ha tenido acceso ABC. En ellos se cita el último parte médico: «Claramente ha habido metástasis en los huesos y en la espina dorsal», con la aparición de un nuevo cultivo cancerígeno en el colon; se rebaja la esperanza de vida del presidente venezolano a una horquilla de entre nueve y doce meses.

Rousseff, curada de un cáncer linfático, fue tratada en el Hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo. No obstante, parece tener fe en los poderes de un curandero, que ha recomendado a Chávez como un «verdadero mago». Se desconoce si finalmente este ha sido llevado a Caracas. En cualquier caso, a diferencia del cáncer de Rousseff, el del líder de la revolución bolivariana es incurable, como coinciden los médicos españoles consultados por este diario a la vista de la información confidencial mostrada.

«A tenor de la evolución de la enfermedad, el pronóstico sobre los meses que le quedan de vida es adecuado», afirma Joan Janániz, durante muchos años responsable de los servicios de oncología del Hospital General de L'Hospitalet, uno de los grandes centros sanitarios del área de Barcelona. En su opinión, el cáncer en los huesos requerirá «cada vez más morfina», mientras que la afectación registrada en la médula ósea podría «contribuir a distribuir aún más el tumor, pues ahí se produce la sangre».

A otro de los médicos consultados, que prefiere ocultar su identidad, no le extraña la actividad desplegada por Chávez en las últimas semanas. «Una persona con un componente paranoide clarísimo se crece ante estas circunstancias, pero ya me gustaría saber qué se pone antes o después de sus apariciones públicas: es como quemar las naves, aunque se dure poco», afirma. Los facultativos indican que no es habitual que un cáncer de próstata derive también en un cáncer de colon, pero admiten que se puede dar el caso de una coincidencia de ambos.

No es la primera vez que el presidente venezolano intenta buscar alternativas a la ortodoxia médica occidental desde que se le diagnosticó el tumor. Ya el pasado noviembre planteó invitar secretamente a Caracas a algunos especialistas chinos para tantear un tratamiento de medicina tradicional china. Pero entonces fue disuadido con el argumento de que esas otras técnicas podrían desencadenar consecuencias impredecibles y una más temprana muerte, según le advirtieron los médicos rusos que le atienden. En el fondo, probablemente, también «había una lucha de influencias, los rusos no querían dejar espacio a los chinos», afirma una fuente familiarizada con el caso.

Visita de un médico español

El médico español José Luis García Sabrido, cirujano especialista en el sistema digestivo, del hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha visto dos veces a Chávez en Caracas, pero no dirigió las operaciones de junio pasado en La Habana ni ha participado en el tratamiento posterior, aunque se le mantiene informado. Recomendado por Fidel Castro, a quien sí ha tratado, Chávez le hizo llamar en enero debido a las molestias que soportaba desde hacía tiempo. Fue García Sabrido quien entonces le examinó la próstata y descubrió el cáncer. El médico estuvo de nuevo en julio en la capital venezolana, según ha podido saber este diario.

ABC (http://www.abc.es/20120123/internacional/abcp-milagro-curandero-brasileno-20120123.html)