domingo, 1 de enero de 2012

Se entrega uno de los fugitivos de la secta Aum


Poco antes del Año Nuevo y después de 17 años viviendo a salto de mata, se entregó el terrorista Makoto Hirata, ex integrante de una secta nipona que perpetró un atentado mortal con gas nervioso en el tren subterráneo de Tokio en 1995.

Hirata, entró a una estación policial en el centro de Tokio, cuando todos se aprestaban a festejar el recibimiento del 2012 y fue arrestado inmediatamente.

Trece personas perecieron en el atentado con gas y más de 6.000 resultaron heridas.Casi 200 miembros de la secta fueron sentenciados por el ataque y otros crímenes. Dos de ellos continúan fugitivos.



Las víctimas del atentado con gas sarín en el metro de Tokio en 1995 siguen reclamando atención al Gobierno, al que acusan de no haber estudiado con atención sus problemas de salud.



Cinco miembros de la secta Aum Shinrikyo (La Verdad Suprema) que liberaron el gas letal en plena hora punta de la mañana del 20 de marzo de 1995 en el metro de Tokio. Como consecuencia del ataque, doce personas murieron y miles resultaron afectadas.



De las 5.500 personas que cayeron enfermas tras entrar en contacto con el gas sarín, algunas todavía padecen problemas de visión, entre otras afecciones, mientras que unos pocos siguen en coma. (ECHA- Agencias)