domingo, 24 de abril de 2016

DREW FAUST, PRESIDENTA DEL CAMPUS DE HARVARD, PUBLICA UNA CARTA JUSTIFICANDO LA REALIZACION DE UNA MISA SATANICA EN LA UNIVERSIDAD


Continua la polémica en la Universidad de Harvard por la celebración de una misa negra soliciatada por un grupo de alumnos. La Presidenta del campus, Drew Faust, ha hecho publica estos días una carta explicando sus razones para autorizar la realización de esta práctica "antropológica", en un recinto universitario, a pesar de que el año pasado, tras la primera convocatoria, se recibieron más de 100.000 emails de protesta.

"La recreación de una “misa negra ‘planificada por un grupo de estudiantes afiliados a la Escuela de Extensión de Harvard nos desafía a conciliar la dedicación a la libre expresión en el corazón de una universidad con nuestro compromiso por fomentar una comunidad basada en la civilización y el entendimiento mutuo. La Discusión y el debate vigoroso y abierto son esenciales para la búsqueda del conocimiento, y debemos mantener estos valores, incluso frente a la controversia. La libertad de expresión, como el juez Holmes dijo en su famosa frase hace mucho tiempo, no sólo protege el libre pensamiento para aquellos que están de acuerdo con nosotros, sino también la libertad para el pensamiento que odiamos. Pero incluso a medida que permitimos la expresión de la más amplia gama de ideas, también debemos asumir la responsabilidad de debate y expresión desafiante con la que discrepamos profundamente. 

La “misa negra” tuvo sus orígenes históricos, como medio de denigrar a la Iglesia Católica; se burla de un evento profundamente sagrado en el catolicismo, y es altamente ofensivo para muchos en la Iglesia y fuera de ella. La decisión de un club de estudiantes de patrocinar una representación de este ritual es aborrecible; representa una afrenta a los valores fundamentales de la inclusión, la pertenencia y el respeto mutuo que deben definir nuestra comunidad. Es muy lamentable que los organizadores de este evento, muy conscientes de la infracción que están causando a tantos otros, hayan optado por continuar con una forma de expresión que es tan flagrante falta de respeto e inflamatoria. Sin embargo, en consonancia con el compromiso de la Universidad por la libertad de expresión, incluida la expresión que puede profundamente ofendernos, la decisión de proceder es y seguirá siendo la de ellos. Al mismo tiempo, vamos a proteger vigorosamente el derecho de otros a responder y hacer frente a la expresión ofensiva con su propia expresión. T

engo la intención de asistir a una Hora Santa Eucarística y Bendición en la Iglesia de St. Paul en nuestro campus el lunes por la noche con el fin de unirme a otros para reafirmar nuestro respeto a la fe católica en Harvard y para demostrar que la respuesta más potente a la expresión ofensiva no es la censura , sino el razonado discurso y la robusta disidencia."

Drew Faust, 
Presidenta de Harvard