viernes, 20 de julio de 2012

Publio Cordón ¿Caso cerrado?


Interior da por «esclarecido» el secuestro de Publio Cordón tras la detención hoy de tres grapos
El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha dado por «definitivamente esclarecido» después de 17 años el secuestro de Publio Cordón tras la detención esta mañana en Cádiz y Sevilla de tres presuntos miembros del GRAPO, a los que se atribuye haber participado en la custodia y cobro del rescate. Los nombres de los tres detenidos por la Guardia Civil son José Antonio Ramón Teijelo, Vicente Sarasa y Manuela Ontanilla. Según ha precisado el ministro en una comparecencia en los pasillos del Congreso, la operación, que todavía permanece abierta, ha revelado «sin ningún género de dudas» que Publio Cordón estuvo encerrado primero en Zaragoza y después en «un armario zulo cerrado con cadena» dentro una vivienda de dos plantas en Lion. Es en esa segunda localización donde ha quedado «absolutamente acreditado» que, entre el decimoquinto y decimosexto día de su secuestro, «se produjeron las circunstancias que ocasionaron su muerte», hecho que «sin ningún género de duda» acaeció cuando intentó fugarse tras romper la cadena del armario y tratar de «saltar por un balcón-ventana» al comprobar que había sido descubierto. No pudo superar las heridas.
La determinación del momento en que sucedió el accidente ha sido posible, precisó el ministro, gracias a «marcas secretas» que se han hallado en el zulo, consistentes en la aparición de la inscripción «1S, seguida de seis palotes y uno cruzado», que indican el transcurso de una semana. Junto a ella aparece escrito «S2 y otros seis palotes más otros séptimo, que indican una segunda semana» y, por último, un palote final y solitario que «hace pensar que, a partir del decimoquinto día, se produjo sin duda el accidente que condujo a su fallecimiento». Jorge Fernández ha indicado que ahora se retomarán e intensificarán las labores de búsqueda del cadáver, último paso para dar por totalmente resuelto su secuestro. También ha dirigido un mensaje a las víctimas del terrorismo, a las que ha dicho que esta operación es la muestra de que «se va a seguir trabajando en los crímenes que hayan podido quedar no aclarados, y eso no es una manifestación política, sino una realidad».