domingo, 3 de junio de 2012

Continúa el misterio sobre Rudi Eugene, el "zombi" de Miami... ¿droga, psicósis o maldición vudú?


Los primeros analisis toxicológicos a los que ha sido sometido el cadver de Rudi Eugene por los forenses de Miami no han aportado demasiada luz al respecto. Según el departamento de policía, los resultados definitivos pueden demorarse entre dos semanas y dos meses. Mientras, Ronald Poppo se debate entre la vida y la muerte...

Como os informábamos en EL ARCHIVO DEL CRIMEN hace unos días, el pasado 26 de mayo un agente de la policía metropolitana de Miami acudía a investigar varias llamadas recibidas en el 911, denunciando una aparente pelea, cuando se encontró a un hombre desnudo, devorando la cara de otro hombre, en una céntrica avenida de la ciudad. El atacante, un hombre de raza negra y gran corpulencia, no hacía caso a las ordenes del policía, que le gritaba que dejase a su víctima. Según el agente, que continúa traumatizado, Rudy Eugene se limitó a emitir unos terroríficos gruñidos, mientras continuaba arrancando con los dientes la cara de Poppo. Y, como si estuviese poseído por una furia incontrolable, Eugene tampoco reaccionó cuando el agente le disparó una vez en la pierna. Por el contrario, continuó su macabro ataque.

El policía continuó disparando, al parecer cuatro veces más, en la espalda de Eugene, hasta matarlo. Solo en ese momento cesó la violencia.

En el perfil de Rudy Eugene en Facebook, Rude.Turk.5, hemos podido confirmar la versión de su novia, que asegura que el "zombi" de Miami era un joven obsesionado por sus creencias religiosas. En las ultimas anotaciones que subió a su muro encontramos varias citas bíblicas. Lo que acentúa el misterio del caso.

El diario Miami Herald acaba de acceder a la cámara de videovigilancia de un edificio cercano a la escena del crimen, que recogió todo el incidente. Son 18 terroríficos minutos de tortura los que transcurren desde que Eugene inicia su ataque al indigente Poppo, y el instante de la intervención policial que terminó con la vida del "zombi".




La principal hipótesis de trabajo, en este momento, es que RudyEugene hubiese consumido un nuevo tipo de droga, conocida popularmente como "sales de baño", que se caracterizaría por desarrollar una violencia incontrolada en sus consumdores. Los ejemplos recogidos en esta pieza de la ABC News hablan por si mismos...

video platformvideo managementvideo solutionsvideo player
La familia de Eugene, sin embargo, niega dicha hipótesis, asegurando que Rudy solo fumaba marihuana de vez en cuando, y que nunca había consumido sustancias más fuertes, como crack, LSD o cocaina.

Algunos medios sensacionalistas han comenzado a especular con hipótesis mucho más fantásticas, sugiriendo una acción sobrenatural, o una maldición haitiana, para explicar el inexplicado brote de violencia homicida de Eugene.

Lo que también resultará dificil de explicar es porque un agente de policía dispara, hasta casi media docena de veces, contra un hombre desnudo, y evidentemente desarmando, para detener su ataque al indigente... Lo que el agente debíó ver debajo de aquel puente, debió ser lo suficientemete aterrador como para creerse un personaje de Walking Dead, ante un auténtico ataque zombi...

Manuel Carballal



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Se hacen muchos experimentos con gente anonima sin que estos sean conscientes. Se escoge un individuo al azar, se le droga y se observa de lejos la reacción. En venezuela, están probando con una nueva droga, sintética, económica en extremo, pero que en tres consumos, a la gente se le cae los dientes. Imagínense el nivel de toxicidad. La dosis cuesta aproximadamente un euro. El tipo de droga con el que el "zombi" debió entrar en contacto, debe ser un ensayo de algun prototipo nuevo. Vamos a ser conspiranoicos y mal pensados: Se escoge un individuo, fuerte, corpulento. Se sabotea su coche. Tiene un problema técnico. En su espera de solución, es abordado por terceros, se le inyecta o suministra el químico vía parenteral u otra. Los intervinientes se alejan. Sin embargo se le hace un seguimiento desde la lejanía a ver que pasa y como reacciona. El individuo pierde el control de si mismo y se despoja de su ropa, ha entrado en la primera fase del transtorno, siente un odio y una impelencia a atacar superlativa, se cree una alimaña, ataca, muerde como un jaguar, el titanismo manifiesto es producto de la droga y la dotación muscular natural del individuo. El policía lo abate en disparos. No reacciona. Es porque NO SIENTE DOLOR. La droga ha afectado a su sistema nervioso y sensitivo de tal modo, que ni se cantea cuando le disparan, sigue a su faena. Solo cuando el sistema físico sufre afección grave, el tipo se desploma. El policía, ante lo sucedido ¿que iba a hacer? ¿no disparar? Si no da a matar, el muerto ahora sería la víctima. Aunque el asesino estuviera desnudo e indefenso, prima la indefensión y estado victimal del mendigo. Basta ya de tocar los cojones y darle la vuelta a todo ¿eh? El policia no tenia otra alternativa para parar aquello y era urgente para preservar la vida de la VICTIMA. A ver si recordamos en los casos, quien es el agresor y quien es la victima y dejamos de criminalizar a quien no es tal y de victimar al criminal.

Anónimo dijo...

Definitivamente, creo que es LSD de nueva síntesis.

Anónimo dijo...

spray en los ojos

Carlos Torres dijo...

tu crees que un spray para ojos le va hacer algo si los balasos no podian con el

Carlos Torres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.