jueves, 16 de febrero de 2012

Los cadáveres de dos niños decapitados, utilizados en un ritual afroamericano en Miami



Miami |Los ladrones de tumbas están haciendo su agosto en el barrio negro de Miami. En menos de una semana, los cadáveres de dos niños fueron retirados de sus tumbas, decapitados y colocados de nuevo en ellas rodeados de gallinas muertas. Un tercer cadáver ha desaparecido.


La policía no tiene dudas de lo que está pasando, sólo le falta descubrir a los criminales. Todo indica que los violadores de las tumbas son devotos de religiones de origen africana, como la santería y el vudú, que se han desarrollado en el Caribe, sobre todo en Cuba y Haití.

El macabro hallazgo se produjo en el Lincoln Memorial Park, un cementerio privado enclavado en el barrio haitiano, uno de los más pobres del área metropolitana de Miami. "Ellos usan todo tipo de cosas en sus rituales. Calaveras, animales, frutas, muchas cosas. Es asqueroso, es una locura", dijo Ellen Johnson, la dueña del cementerio.

Un portavoz de la policía de Miami, que pidió no ser identificado porque el caso todavía está bajo investigación, dijo a ELMUNDO.es que los cuerpos de los menores decapitados fueron descubiertos el miércoles pasado y este lunes. No saben cuándo desapareció el tercer cadáver.

"No hay dudas de que se trata de ritos de santería, pero no tenemos todavía ningún sospechoso. Estamos moviendo cielo y tierra para encontrarlos, y los vamos a encontrar", dijo la fuente.

Temor en la comunidad haitiana

Aunque la práctica de ritos de santería y vudú no son ilegales en Miami, existe una ordenanza municipal que prohíbe el sacrificio de animales en las ceremonias.

El lunes, Esther King, que visitaba la tumba de su esposo, encontró el segundo cadáver decapitado. "El cuerpecito estaba vestido con un saco verde, pero sin cabeza", dijo la mujer a la cadena de televisión WSVN.

Según el profesor Albert Wuaku, especialista en religiones de la Universidad Internacional de Florida, los sospechosos de los delitos deben pertenecer a la religión Vudú, porque los santeros no suelen usar huesos humanos en sus ritos.

"El vudú hace un énfasis particular en los huesos humanos, en las calaveras. Ellos necesitan de esos objetos para protegerse de sus enemigos, para crear un aura de protección alrededor de sus clanes", afirmó Wuaku.

Una emisora de radio haitiana de Miami ha informado de que los líderes de la empobrecida comunidad temen que las investigaciones policiales puedan interferir con sus actividades religiosas, mayormente católicas. El cementerio sirve a la Pequeña Haití no dispone de un guardia todo el día y sus puertas se cierran por la noche.

El Mundo.