jueves, 24 de febrero de 2011

Primera Academia Privada de Inteligencia: los alumnos gallegos de agente 007

Unos 25 profesionales de toda España se forman en las técnicas de espía en la primera academia privada de inteligencia estatal, que abrió en A Coruña.

Asaltos a edificios, persecuciones rocambolescas a sospechosos o malos malísimos, análisis de documentos de alto secreto… y siempre se una arruga en el traje. En el cine se tiene visto de todo con películas como la saga de James Bond, Misión Imposible, El Caso Bourne, Syriana o mismo en ofertas infantiles como Spy Kids… Sin embargo los nuevos agentes 007 saldrán de una factoría bien distinta y serán gallegos, o por lo menos formados en esta tierra. No hay lugar mejor para investigar que una comunidad tan llena de misterios como la gallega, por eso la empresa GlobalChase poso en marcha el pasado mes de octubre la primera Academia Privada de Inteligencia –labor que llevan a cabo organizaciones como el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) o mismo la Central Intelligence Agency (CIA)- a nivel estatal en Galicia.

Resulta curioso que en detrimento de grandes ciudades mucho mas acostumbradas a la actuación de cuerpos especializados de seguridad e investigación como Madrid o Barcelona, la primera experiencia privada de formación en inteligencia terminara instalada en A Coruña. La solución es mucho mas sencilla de lo que parece. “En primer lugar montamos la academia aquí porque la mayor parte de la gente que forma parte de GlobalChase vive en Galicia y porque conseguimos el apoyo del centro asociado de la Universidad Española a Distancia (UNED) en A Coruña”, explica el director pedagógico de los cursos, el criminólo y perito calígrafo Gregorio Alonso. Además, a su juicio, la ciudad se adepta perfectamente a las prácticas de seguimiento de persona, entre otras cosas por su tamaño. En cualquier caso la idea primigénia nació por considerar que “hay una demanda de formación en inteligencia en la sociedad; hasta ahora no había nada a parte de los servicios oficiales”.
En estos momentos alrededor de 25 personas llegadas de los más diversos ámbitos profesionales, tales como agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, periodistas, detectives o investigadores privados, entre otros, se forman en A Coruña para ganar conocimientos como futuros espías. Alonso comenta que en el primer curso que se está impartiendo es de Introducción a la Inteligencia y Técnicas de Infiltración, en el que participan profesores “que ejercen o ejercieron labores relacionadas con este ámbito”.

El cuadro está compuesto por el Coronel en reserva y ex miembro del CESID (actual CNI) Manuel Rey, el periodista conocido por el pseudónimo de Antonio Salas, y el policía David Madrid, ambos expertos en técnicas de infiltración, que, por ejemplo, llevaron a Madrid a integrarse en grupos ultra y posteriormente a publicar un libro; o el doctor en periodismo Fernando Rueda. Otros, como dicen en la propia página web de la empresa, “prefirieron mantenerse en el anonimato” y no romper así la intriga. Las clases son teóricas y prácticas, por lo que se harán técnicas de seguimiento por toda la ciudad.

¿Quien no deseo en alguna ocasión espiar a su pareja, a amigos o mismo a personas anónimas? Pues estos alumnos también podrán hacerlo, siempre de forma mucho mas profesional y serio y con una línea marcada por las futuras salidas laborales. Entre las actividades habrá talleres de Cámara Oculta, y aunque en esta ocasión las aventuras no saldrán del celuloide, si habrá actores en el ajo. La empresa los contratará para hacerles el seguimiento y así no asustar ni preocupar a nadie en las calles.

Este taller tendrá lugar a finales de marzo, pero los proyectos no quedan ahí. El criminólogo reconoce que “hay muchos planes relacionados con el mundo de la inteligencia, muchas posibilidades y mucha demanda e interés”, ya que otros cursos que se imparten en una universidad de Madrid siguen una línea mucho “mas teórica”. Mientras tanto, prefiere no entrar en detalles por el momento.

ALUMNOS EN EL MISTERIO
Los secretos y el misterio no termina ahí y rodea también a los alumnos, ya que GlobalChase pone dificultades para trabajar con ellos y conocer su motivación para presentarse cada sábado en un edificio de la UNED vacío e insulso. La excusa es que no pueden salir en los medios de comunicación por las características especiales del curso y porque el anonimato es esencial para los puestos o trabajos que desenvolverán en el futuro.

Pero el director pedagógico acepta dar unas pinceladas del perfil del alumnado. Casi todos tienen un nivel universitario y ocupan puestos de trabajo como investigadores, criminólogos o periodistas más allá de que son los propios agentes de la Ley. En una rápida ojeada a la clase del pasado sábado uno se da cuenta de que el estudiante es sobretodo masculino. Seis o siete mujeres ponen un poco de variedad salteadas pupitre adelante, pupitre atrás, mientras atienden al profesor Rey cuando en la pantalla sale el enemigo público número uno, Osama Bin Laden, en la portada de la revista Time.
“Tienen entre 25 y 60 años”, comenta Alonso, que apunta a motivaciones muy variadas para llegar a este curso entre las que destaca que es “una formación difícil de conseguir en otros ámbitos” y que con ella pueden ampliar curriculum y diferenciarse de otros candidatos en una hipotética lucha por un puesto laboral. Parecen estáticos per es una mera pose que dista mucho de la cara que muestran en la calle en las clases prácticas.

Los cursos que cuestan unos 1.100 euros, se imparten los sabados en horario de mañana en A Coruña y se obtienen créditos de estudio oficiales por ellos. Como los mejores espias, los profesionales que se enfrentan a este aprendizaje relativamente nuevo tienen la posibilidad de atender a las explicaciones de los profesores mediante videoconferencia si bien, en general, las calses son presenciales pueto que hay deberes que hacer y exámenes finales.

En total, entre el curso de Introducción a la Inteligencia y el de Técnicas de Infiltración, son 85 horas de formación repartidas en nueve sábados en las que se respeta un temario aceptado por agencias como el CNI o la Comisión Delegada del Gobierno par los Asuntos de Inteligencia, el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía o la Jefatura de Información de la Guardia Civil, entre otras, pero que no colaboran oficialmente en la formación.

ACEPTACION A NIVEL ESTATAL
Andalucía, Madrid, Castilla y León, Extremadura o la propia Galicia son las comunidades de las que preceden los 25 alumnos que por el momento reciben clases en A Coruña. A la vista del interés y de la procedencia de los estudiantes, Gregorio Alonso no descarta que la dirección de la empresa decida expandirse. “Es una posibilidad abierta pero paulatinamente”, dice, a pesar de que por el momento están “contentos” y conforme con el éxito conseguido en A Coruña.
Que la formación es necesaria queda más claro todavía cuando el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) convoca cursos como el que se desenvolvió esta misma semana en Santiago de Identificación Técnico-Policial. Según el vicesecretario general del SUP en A Coruña y organizador del curso, Abel Lobato, el objetivo es “potenciar la formación dentro del Cuerpo Nacional de Policía a mayores de la que imparte la Dirección Geleral”, ya que esta no da respuesta a la “gran demanda” existente. El sindicato no critica la formación que es muy buena, sino las dificultades que encuentran muchos agentes para acceder a ella por la escasez de plazas. Por esto también ceden el 20% de las matrículas en sus cursos rápidos y gratuitos a guardias civiles y a policías locales.
En este contexto la privatización se impone y lleva a la creación de academias como la coruñesa. No hay posibilidad de hablar con profesionales que allí acuden, ellos no quieren ser famosos; después de todo no son espías de película de investigadores de gabardina blanca. Quizás en un futuro próximo participen en las operaciones de inteligencia de mayor importancia aúnque sus nombres no sonarán en las televisiones y las radios, ni aparecerán escritos en las páginas de un diario. Lo que si queda claro es que la primera promoción de 007 con licencia, al margen del Estado, será gallega. Otros futuros James Bond ya aguardan nuevos cursos.

Sonia Dapena (Xornal de Galicia)
http://www.xornal.com/artigo/2011/02/18/suplementos/contexto/alumnos-galegos-do-famoso-axente/2011021818435700402.html

Mas información: www.globalchase.info y www.globalchase.blogspot.com