viernes, 5 de agosto de 2016

EL KGB PODRIA ESTAR DETRÁS DEL EXTRAÑO CASO DE LA MONTAÑA DE LOS MUERTOS


En febrero de 1959 los nueve miembros de un grupo de excursionistas soviéticos encabezado por el estudiante Ígor Diátlov murieron en circunstancias extrañas en las montañas de los Urales. 

Durante décadas el motivo de la muerte de los jóvenes, todos ellos relacionados con el Instituto Politécnico de los Urales, fue un misterio, pero una información hecha pública recientemente sugiere que algunos de los montañistas podrían tener alguna relación con el KGB, la Oficina de Seguridad Estatal soviética, para la que estarían realizando una misión. 
Según Yuri Kuntsévich, director del fondo en memoria del llamado ‘grupo de Diátlov’, citado por la agencia TASS, se ha revelado que dos miembros del grupo eran agentes de la KGB, lo que hace suponer que se encontraban en una misión para supervisar un experimento secreto. Kuntsévich señala que el grupo de excursionistas llevaba un pesado equipo fotográfico, un equipaje incongruente para una expedición que en principio subía a una montaña para practicar el esquí. 

Otro dato que corroboraría la versión de Kuntsévich es que, según afirma, los montañistas debían llegar a la cima del monte Otorten a una hora concreta, por lo que partieron sin mucha carga después del almuerzo tras esconder toda la comida. "Lo más probable es que los excursionistas llegaran a su destino y esperaran que ocurriera el fenómeno que, al parecer, tenían que captar. Pero el plan no salió tal y como se esperaba, lo que probablemente fue la causa de la muerte del grupo", dijo Kuntsévich.


Datos perdidos 
El director del fondo memorial argumenta también que de los diez carretes fotográficos que llevaban en total los miembros de la expedición solo se encontraron cuatro, y que el destino de los demás es desconocido. "En una de las películas quedaron huellas de un fenómeno no natural, una bola brillante". Además, según afirma Kuntsévich, todos los excursionistas llevaban un diario, de los cuales sobrevivieron solo tres o cuatro. "Todo esto confirma la relación con el KGB: no eran simples turistas, fueron enviados intencionalmente al paso. Esto lo confirma un permiso oficial de viaje del jefe del grupo", dijo. 
La noche fatídica La noche del 1 al 2 de febrero de 1959 en la montaña Jolat Siajl, que en idioma mansi significa 'montaña muerta', el grupo de Diátlov instaló su tienda de campaña para pasar la noche. Allí, los cuerpos de las víctimas fueron hallados en diferentes lugares y a distinta distancia de la tienda, algunos con poca ropa y otros con heridas graves. La tienda estaba vacía y con uno de sus lados rasgados. Los datos oficiales de las autopsias indican que la mayoría falleció debido a la congelación. No obstante, algunos cuerpos presentaban heridas de gravedad. 

Versiones de lo ocurrido 
"El misterio principal es conocer por qué toda la expedición salió de la tienda. El único objeto que se encontró en el exterior fue un pico de alpinista y eso confirma la probabilidad de que una persona salió, vio algo y avisó a los demás para que abandonaran el lugar rápidamente", indicó el jefe de la búsqueda en 1959. Durante la investigación, se contemplaron varias versiones de lo ocurrido, tanto de carácter natural como criminal o conspirativo. Entre las causas barajadas se encuentran desde una avalancha hasta el enfrentamiento con animales salvajes, pasando por el ataque de unos presos fugitivos, el asesinato a manos de una tribu mansí o una pelea entre los propios integrantes del grupo. 

https://actualidad.rt.com/actualidad/213896-misterio-montana-muertos-rusa-resuelto