miércoles, 18 de noviembre de 2015

LA NUEVA SEDE DE LA IGLESIA DE LUCIFER DESATA ALARMA SOCIAL EN EEUU


Abrió sus puertas la primera “iglesia de Lucifer” en un poblado cercano a Houston, justo un día antes de la celebración de la noche de las brujas, según explica Univisión. El enfado, desacuerdo, preocupación y temor por parte de residentes de Spring, Texas no se hizo esperar. Líderes comunitarios y religiosos, familias con niños y adultos mayores llegaron hasta el lugar donde abriría sus puertas por primera vez la denominada iglesia de Lucifer para realizar protestas y jornadas de oración.


Alejandrina Pérez, miembro del grupo “La Preciosísima Sangre de Jesucristo”, dijo que organizaciones religiosas como a la que ella pertenece estaban protestando para hace que este tipo de iglesias no surjan sino por el contrario sean erradicadas completamente de su comunidad. Una de las preocupaciones de los grupos religiosos que protestan es que esta iglesia comparta sus enseñanzas con la juventud. “Ellos tienen cultos en los cuales es bien conocido que se hacen rituales de sacrificios y de todo tipo de orgías y de drogas”, comentó Pérez.



Este argumento fue negado por Michael W. Ford, co-presidente de la iglesia de Lucifer, quien aseguró que ellos no adoran a Satanás, ni aceptan que existe Satanás, tampoco adoran a Jehová, ni nada relacionado con la religión cristiana. "El Lucifer de nuestra iglesia no se refiere al Satanás de los cristianos, no, no. No adoramos a Satanás, ni aceptamos que existe”, aclaró.

Según Ford, la filosofía de la iglesia de Lucifer sólo tiene que ver con auto empoderamiento, poder, sabiduría, balance y fuerza, para liberarse de las cadenas que someten, que oprimen y buscar el poder dentro de sí mismo. Eso es precisamente lo que le llama la atención a Iván Vásquez, miembro de la iglesia de Lucifer, quien dijo que esta iglesia les permite vivir la vida lo mejor que se pueda, sin ataduras, sin temer a las consecuencias. “Nos da poder para vivir nuestra vida y hacer lo que queremos hacer sin temor a las consecuencias, (diferente) a la religión que te dice que no puedes hacer esto o lo otro”.


Protestas de los cristianos
Según informa The Christian Post, docenas de cristianos en Texas protestaron tras la apertura de la “Gran Iglesia de Lucifer,” la cual ha sido fundada en el pueblo Old Town Spring, en ese estado, a pocas millas de Houston. Varios de los manifestantes se congregaron el pasado 30 de octubre frente al edificio que es la sede de esa entidad luciferiana, con pancartas que se leían “Dios si, Satanás no” y “¡Satanismo no es un valor americano!”

Los miembros de la “Gran Iglesia de Lucifer”, que se llaman a sí mismos “luciferinos”, han dicho que no son adoradores del diablo, y que no adoran o reconocen ningún poder, de acuerdo con el sitio web de la entidad. Los luciferinos, de acuerdo con su sitio web, aplican “11 puntos luciferinos de poder” los cuales según la organización pagana “notan y reconocen los comienzos de la autotransformación.

El sitio web afirma que cuando los seguidores de esa ideología “aplican en algún nivel los 11 puntos, principios fundamentales del luciferino, podrían exaltar a la luz auto emergida de Lucifer. Hope Marie Ford, copresidenta de la iglesia, dijo que esa entidad no tiene nada en contra del cristianismo, y que “tan solo estamos tratando de permitir que la gente encuentra la verdad por ellos mismos.”

A pesar de que las protestas en contra de la iglesia pagana fueron organizadas por cristianos, algunos no apoyan las demostraciones. “Si no fuera una cristiana y viera la forma en la que muchas personas se han comportado, querría no ser cristiano porque yo creo que Dios quiere que nosotros amemos a estas personas porque Él les ama,” dijo Janet Lynchard, cuya hija es dueña de un negocio cerca de la iglesia.

El sitio web de la iglesia luciferina indica que en realidad la organización no es una iglesia, sino que sostiene reuniones como parte de una especie de corriente de pensamiento basada en un libro titulado Wisdom of Eosphoros o “Sabiduría de Eosphoros,” por sus siglas en inglés, el cual se enfoca en Lucifer, describiéndole como un hacedor del “balance de la oscuridad y la luz.”

La primera reunión de la Iglesia de Lucifer en Old Town Spring se llevó a cabo el pasado 30 de octubre, un día antes de Halloween, y desde entonces grupos cristianos han expresado su oposición a nuevo centro. De acuerdo con el sitio web TheNewCivilRightsMovement.com, las reuniones de esa iglesia son más discusiones teológicas basadas en una premisa donde no hay un ser supremo, y no adoran a Satanás, sin embargo le respetan.
“Luciferianos prefieren tratar a Satanás ‘como un símbolo, una inspiración, un aliado para guiar dependiendo de lo que perciben en el mundo y en la espiritualidad personal’”, dijo también el sitio web de esa entidad. A pesar de que la Iglesia de Lucifer dice en su sitio web que no siguen una religión específica, otras entidades que también se definen como seguidores de Lucifer han sido conocidas por sus prácticas ocultistas.


Una de las pancartas de manifestantes que protestaron en contra de la agrupación luciferina señaló que “la vida es corta, la muerte es segura, el pecado es la causa, Cristo es la cura”. El co-fundador de la Iglesia de Lucifer, Jacob No, dijo sobre las protestas que “honramos su derecho de creer y su derecho de protestar. No habrá resistencia de nuestra parte porque nosotros mismos apreciamos ese derecho.”

Red UNE

2 comentarios:

Conrado dijo...

El ocultismo y espiritismo son la misma cosa. Todo es adoración a Satanás, Lucifer o como quieran llamarlo para obtener poderes malignos para dañar a otras personas. Es una trampa lo que dicen que así se sienten libres, en realidad son esclavos del pecado y vicio que les encadena. No tienen libertad para dejarlo una vez se han metido. Su salida es muy difícil y dolorosa. Los satanistas se aprovechan de la ignorancia y necesidades de personas para mentirles y hacérselos suyos. Son un atentado contra la libertad, aunque la luzcan como bandera.

Carlos Cortes dijo...

Anda, estas describiendo a la iglesia católica con tus palabras. Conrado