domingo, 7 de junio de 2015

CUATRO AÑOS DE CONDENA POR INCENDIAR LA MUELA BUSCANDO OVNIS

Incendio forestal por imprudencia grave, con riesgo para la vida de las personas. Tal es la calificación jurídica que la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, con sede en Cartagena, ha dado a los hechos protagonizados por Andrés Sánchez Avilés en la madrugada del 11 de junio de 2012, cuando causó un incendio en la Sierra de la Muela al lanzar al aire una bengala para localizar a unos amigos. 

El ahora condenado se dirigía a participar en una 'quedada' para tratar de avistar ovnis desde la cima de la montaña. Aunque el Ministerio Fiscal había reclamado que este cartagenero, de 32 años de edad, fuera condenado a una pena de diez años de prisión, el tribunal la ha reducido a cuatro años, además de imponerle una multa de 3.000 euros y la obligación de indemnizar a la Comunidad Autónoma con 51.658 euros por el importante despliegue de medios técnicos y humanos que tuvo que activar para atajar las llamas. 

La Audiencia considera probado que Andrés Sánchez llegó al paraje de la Sierra de la Muela hacia las once y media de la noche del 10 de junio de 2012 y que, para localizar a unos amigos con los que había quedado para tratar de avistar ovnis, lanzó una de las bengalas que llevaba en el maletero del coche, «ignorando las más elementales medidas de precaución». 

Pocos minutos después se avistaron llamas en la zona donde había caído la bengala, por lo que el condenado se apresuró a descender del monte en su coche y a esconder en la zona el resto de artefactos. Sin embargo, un testigo consideró sospechosa su actitud y tomó la matrícula del vehículo, lo que permitió localizarlo y detenerlo. 

Aunque la defensa, ejercida por el letrado Francisco Valdés Albistur, discutió que el incendio tuviera su origen en esa bengala, el tribunal subraya que hay múltiples indicios que prueban el nexo de causalidad entre ambos hechos. Así, advierte de la proximidad temporal entre el lanzamiento y el surgimiento de las llamas, del hecho de que una soldado de la Unidad Militar de Emergencias (UME) hallara restos de la bengala en la zona donde se inició el fuego, que el sospechoso huyera nada más comenzar el incendio y que se desprendiera de los otros artefactos... 

Entre las circunstancias tenidas en cuenta para fijar la pena definitiva, los magistrados han considerado que el incendio fue por imprudencia grave, que además hubo peligro para las personas -cuatro excursionistas tuvieron que ser rescatados por los servicios de emergencias- y que además la zona afectada estaba protegida por las leyes sobre medio ambiente. En cambio, no han estimado que la superficie afectada -casi 11 hectáreas- fuera de gran entidad, por lo que no se le ha aplicado esa agravante. 

http://www.laverdad.es/murcia/201506/06/cuatro-anos-incendiar-muela-20150606003129-v.html