jueves, 21 de mayo de 2015

EXPULSADA DE LA ACADEMIA DE POLICIA LA CADETE QUE DENUNCIO HABER SIDO ATACADA POR UN FANTASMA

 

La mujer dijo que fue atacada por un fantasma y algunos compañeros avalaron su testimonio.

María Florencia Ledesma había denunciado meses atrás el hecho. Ahora a pesar de que luego de su testimonio otros se animaron a hablar y avalaron su historia, fue apartada de la institución.


Ledesma fue echada de la escuela de oficiales de la Policía Federal "Comisario general Juan Ángel Pirker" por disposición de la Dirección del establecimiento ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano.

Según publica el blog Policiales Ahora fuentes policiales revelaron que la baja de Ledesma se produjo el pasado 4 de mayo, pero fue oficializada el 11 del mismo mes en la Orden del Día Interna (ODI) número 84 de la fuerza.

"Disponer la BAJA a propuesta de la Dirección de la Escuela de Cadetes, a través del Consejo de Dirección, con fecha 04 de Mayo de 2015 al Cadete de 2° Año María Florencia Ledesma, del Escalafón Seguridad, por encontrarse bajo los alcances del Anexo II, Capítulo XIII, Artículo 82 inciso d) del R.A.P.F.A. número 11", que de acuerdo al reglamento de la escuela es por "problemas psiquiátricos".

Sin embargo, llamó la atención que a la joven de 20 años y oriunda de la capital de Santiago del Estero ya le habían hecho un examen psiquiátrico y otro psicológico apenas denunció el ataque del fantasma y luego la sometieron a un exhaustivo análisis de las heridas que tenía en cara y torso para llegar a la conclusión que eran "incompatibles con ataques de personas, animales o que pudieran ser autoinfligidas".

"Es extraño que le hayan hecho un segundo examen psiquiátrico o que le hayan buscado la vuelta al primero que le realizaron. No estoy adentro de la escuela, pero sé que al director y a otras autoridades no les gustó nada que haya trascendido a los medios periodísticos el tema del fantasma. Pienso que la baja puede venir por ese lado", explicó un subcomisario que se desempeña como segundo jefe de una seccional porteña de la Policía Federal.

Además, detalló que "con la salida de esta cadete se comprueba que este tipo de cuestiones no se las podés contar a nadie de la escuela porquetarde o temprano terminás afuera" y agregó: "Si a cada uno de los que estudiamos ahí adentro y vimos apariciones de ese tipo, nos van a echar de la Policía Federal y terminamos con varios oficiales dados de baja, entre ellos comisarios generales, mayores, inspectores, comisarios y otros".

Dentro de la Pirker un grupo de estudiantes había pedido que enviaran algún especialista para evitar que sigan produciéndose ese tipo de apariciones, mientras que otro sector, más relacionado con el pensamiento de las autoridades, quería que no se hablara más del tema, que todo se dejara así y evitar que se difunda. 

Entonces, el segundo grupo prevaleció sobre el primero y se desconoce silos que pidieron ayuda a algún experto o las chicas que relataron lo que les pasa con esa situación en la habitación 11 puedan correr la misma suerte que Ledesma, que solo denunció lo que dice haberle pasado y lo pagó con la expulsión de lo que era su sueño desde chica para seguir los pasos de su padre, que también es policía federal.