sábado, 20 de julio de 2013

Juan Carlos Aguilar: Descubiertas con vida las mujeres de las fotos del falso "shaolín", y levantamiento del secreto de sumario


La jueza que instruye la investigación de los asesinatos presuntamente cometidos por Juan Carlos Aguilar, el falso monje shaolín de Bilbao, acaba de levantar el secreto del sumario. 

46 días y tres prisiones diferentes. Este es el balance de la estancia del falso monje «shaolín», Juan Carlos Aguilar, en privación de libertad. La jueza del juzgado número 3 de Bilbao ordenó esta semana el levantamiento del secreto de sumario. En el expediente al que han tenido acceso las partes determina que por el momento no hay «ningún indicio» de que el acusado de asesinar a la colombiana Jenny Sofía Rebollo y a la nigeriana Ada Otuya haya acabado con la vida de más mujeres. Sin embargo, la Ertzaintza continúa revisando el material informático requisado para poder recabar mayor información. Aunque, como «Xuang» mantenía encriptadas las claves de acceso a su media docena de equipos informáticos, entre los que hay ordenadores, portátiles y tabletas, no han podido acceder aún a todo el material. De hecho, los investigadores han pedido de oficio poder entrevistarse con el acusado. Además, la Policía también incautó en el domicilio del «shaolín» y en el gimnasio Zen-4 cámaras fotográficas y de vídeo, tarjetas de memoria y demás utensilios de almacenamiento masivo de datos.
En el material requisado la Ertzaintza encontró centenares de imágenes con prostitutas de origen extranjero con las que se retrató en escenas sexuales violentas. La abogada de la Asociación Campoamor, Maite Iturrate, que ejercerá como acusación popular, aseguró que tras estudiar los 500 folios de sumario y visionar el material audiovisual, pedirán el resto de pruebas judiciales para determinar si el falso monje pudo «incurrir en otros delitos con las mujeres». Según detalló, en algunas fotos se pudo ver a Jenny Sofía Rebollo, asesinada y descuartizada presuntamente por el «shaolín», «que podría estar dormida, inconscientes o ya muerta». Además, la abogada se mostró segura de que Juan Carlos será condenado por asesinato.

La Ertzaintza, por su parte, tras revisar toda la documentación incautada, se ha puesto en contacto con todas las mujeres grabadas para comprobar que se encuentran bien. Así, la defensa de Aguilar ha pedido anular la testificación de dos posibles parejas por no habérsele ofrecido su derecho a guardar silencio. Pero la acusación puede pedir que se cite a declarar a esas mujeres y al resto de las que aparecen filmadas para comprobar «si las relaciones sexuales fueron consentidas o usó la violencia». Así como si eran conocedoras de que estaban siendo grabadas.
46 días después de que se conociera el caso, sus vecinos continúan viviendo «una pesadilla». «No queremos ni subir a su descansillo. Mirar para su ventana nos da pavor», comentaron. En este tiempo, «Xuang» ya ha estado en tres prisiones. Cinco días pasó en la cárcel bilbaína de Basauri, para luego ser instalado en un módulo especial de la prisión de Zaballa, en Álava. Y mientras desde Basauri justificaban el traslado para alejarle del foco mediático, fuentes consultadas por este diario comentan que «se había hecho el dueño de la prisión. Incluso se ganó a todos los presos». Un hecho que no sorprende en su vecindario, ya que «es un embaucador». Así, sus propios vecinos no creen que tuviera un tumor. «Había tenido un accidente, por eso se mareaba con frecuencia y tenía mala cara», destacaron. Esta semana Juan Carlos Aguilar ha sido trasladado a la prisión de Dueñas, en Palencia, según informó ayer El Correo.

Clara Campoamor: acusación particular

 La asociación Clara Campoamor, que ejerce de acusación popular en el caso del 'falso Shaolín', acusado de matar a dos mujeres en Bilbao, pedirá a la juez que instruye la causa que investigue si el acusado cometió otras infracciones penales con otras mujeres a las que grabó mientras mantenía relaciones sexuales con ellas, mientras parecían estar "inconscientes", y con las que tenía conductas que rayan "la violencia".

Una de mujeres con las que Juan Carlos Aguilar --que presuntamente asesinó a la colombiana Jenny Sofía Revollo y la nigeriana Maureen Ada Otuya-- solía mantener relaciones sexuales confesó que, aunque no ejercía la violencia directamente contra ella, sí le vendaba los ojos y la ponía en la pared, contra la que lanzaba cuchillos, todo ello mientras sacaba fotos o grababa.

Según ha informado a Europa Press la letrada de Clara Campoamor, el numeroso material gráfico del que dispone el Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbao, que la semana pasada levantó el secreto sumarial, refleja que este tipo de actitudes eran habituales en el sospechoso, que en la actualidad se encuentra prisión. Su intención es que se interrogue a cada una de las mujeres que aparecen en las grabaciones y fotografías para determinar si éstas mantuvieron ese tipo de relaciones con su consentimiento o no, si fueron presionadas o si estaban narcotizadas, ya que, al parecer, algunas de ellas parecen estar "inconscientes o dormidas".
Además, todavía no ha sido analizada toda la información contenida en ordenadores, tabletas, pendrives o cámaras de fotos, que se localizaron en el gimnasio 'ZEN4' que regentaba y en su domicilio. Precisamente, en el gimnasio fue donde la Ertzaintza le detuvo el pasado 2 de junio después de que arrastrara a Maureen Ada Otuya y la golpeara brutalmente hasta dejarla en coma. La víctima falleció el día 5 de ese mes en el Hospital de Basurto de Bilbao. Una vez en comisaría, el 'falso maestro shaolín' habría confesado haber matado a otra mujer días antes. Los agentes registraron el 'ZEN4' y localizaron un cadáver descuartizado metido en bolsas de plástico, que pertenecía a Jenny Sofía Rebollo.

Con los datos a su disposición, y falta de analizar todavía imágenes y documentos, la asociación Clara Campoamor cree que Juan Carlos Aguilar buscaba mujeres "vulnerables" para mantener relaciones sexuales.
En muchas ocasiones, según asegura su abogada, frecuentaba prostíbulos, ya que parecía tener "obsesión" por las prostitutas y porque éstas parecieran que estaban "muertas o dormidas" mientras mantenía con ellas relaciones sexuales. Esto se refleja en las grabaciones o fotos que se incautaron al 'falso shaolín', en las que también aparece una de las asesinadas, Jenny Sofía Revollo, que, en ese momento, "podría estar dormida, inconsciente o ya muerta".

"Dos asesinatos"
Clara Campoamor cree que, en principio, acusará al 'falso shaolín' de dos asesinatos, ya que la investigación parece demostrar que no ha habido ninguna víctima mortal más. En el caso de Maureen Ada Otuya, considera que hubo "claramente" ensañamiento, ya que la golpeó brutalmente, tras maniatarla, causándole "más daño del necesario". En el sumario consta, según el informe forense, que la causa de la muerte de esta víctima fue la de la asfixia porque estuvo atada por el cuello con una cinta y cuerdas, mientras que no se ha llegado a determinar cómo falleció Jenny Sofía Revollo.

La acusación particular ha manifestado, además, que está a la espera de ver si el forense realiza un informe sobre el estado psiquiátrico y psicológico de Juan Carlos Aguilar, que, en un principio, se prestó a mantener conversaciones que, posteriormente, el acusado interrumpió.

http://www.larioja.com/videos/actualidad/espana/2553426513001-jueza-levanta-secreto-sumario-caso-falso-monje-shaolin.html