miércoles, 28 de noviembre de 2012

La "Secta Moon" cierra su fábrica de coches

La Iglesia de la Unificación -más conocida en todo el mundo como la secta Moon- ha anunciado que vende su tajada de la compañía Pyeonghwa Motors al gobierno de Corea del Norte -que hasta la fecha poseía un 30 % de ella-.

El mundo está lleno de pequeños fabricantes de automóviles que jamás han pisado nuestro mercado y de los que apenas habrás oído hablar. Uno de ellos es Pyeonghwa Motors, un constructor de Corea del Norte cuyo capital hasta hoy era surcoreano... su propietaria era la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial, un movimiento religioso que se ha hecho famoso en todo el planeta por las imágenes de sus bodas masivas entre desconocidos.
 
Esta agrupación funda Pyeonghwa Motors Corporation en 1999, levantando la factoría que ahora podría cerrarse -ya que será el gobierno de Corea del Norte quien decida qué hacer con ella-. A través de un brazo de la secta Moon dedicado a negocios e inversiones, la congregación empleó 55 millones de dólares -42,5 millones de euros- en la construcción de la fábrica en la ciudad portuaria de Nampo. Las instalaciones comenzaron a funcionar en el año 2002, si bien inicialmente se limitaban a ensamblar los kits que importaban de países como China o Italia. Así, bajo la marca PMC se vendieron versiones de los Fiat Siena -un pequeño sedán de cuatro puertas pensado para los mercados emergentes- y la furgoneta Dobló, así como de distintos modelos de la firma china Brilliance.
 
La trayectoria de PMC está repleta de modelos fabricados bajo licencia: En el año 2006 PMC realizó su versión de la berlina de lujo SsangYong Chairman, que en Corea del Norte fue rebautizado como Junma; ese mismo año, PMC se encargó de construir los Toyota HiAce que tanto ellos como Brilliance iban a vender con otras denominaciones. En el 2009, Pyeonghwa Motors consiguió beneficios: 700.000 dólares -540.000 euros- por la venta de 650 unidades; por primera vez en la historia, una empresa repatriaba en Corea del Sur parte del dinero obtenido -500.000 dólares- en la otra Corea.
 
Ahora, todo apunta a que la Iglesia de la Unificación pondrá en marcha otro tipo de negocio en Corea del Norte: El director general de Pyeonghwa Motors, Park Sang-Kwon, habría solicitado al Ministerio de la Unificación de Corea del Sur permiso para introducirse en el sector del suministro a hoteles en el país comunista. En su página web, Pyeonghwa Motors se autodefine como "el puente entre Corea del Sur y del Norte".