domingo, 3 de julio de 2011

Jan O., el "vampiro" alemán, condenado a cadena perpetua


Un tribunal alemán ha condenado a Jan O. por asesinato y canibalismo. Este hombre o vampiro como lo denominan en la prensa británica, estranguló a dos menores y después de asesinarlos se bebió su sangre y se comió parte de los cadáveres. Jan O. ha sido condenado a cadena perpetua y será internado en un psiquiátrico, según publica el Daily Mail.

Jan O. ha sido juzgado y condenado en la corte estatal de Geottingen por los asesinatos de una niña de 14 años de edad y un niño de 13 años. Además, el joven de 26 años se bebió su sangre después de asesinarlos y se comió parte de los cadáveres.

El ahora condenado es asesino confeso ya que durante su declaración en el juicio confirmó que había comido carne del cuello de la niña y había bebido su sangre. El segundo asesinato lo cometió cinco días después.

Según uno de los testigos durante el juicio. Jan O. quiso violar a la joven, Nina, pero tuvo instintos 'vampíricos' y tendencia caníbales. "Cuando ella estaba en el suelo, yo no quería sexo solo su sangre", escribió en su confesión a la policía. "El sabor de la sangre me provoca adicción", reconoció.

El cuerpo de la joven estuvo durante día en un bosque y él volvió en varias ocasiones para grabar imágenes con su móvil. Fue cinco días después cuando Tobias, un niño de 13 años descubrió el cadáver. En ese momento, Jan O. mató al chico pensando que era una chica por su pelo largo. El modus operandi con el cadáver fue el mismo. Ahora, será internado en un psiquiátrico.

Según la policía alemana, a pesar de que el "vampiro" fue detenido tras su segundo crimen, estan seguros de que se trata de un asesino en serie potencial, que habría vuelto a matar...