viernes, 18 de septiembre de 2015

LA SECTA GNOSTICA DE SAMAEL AUN WEOR IMPLICADA EN LA MUERTE DE UN BEBE EN SANTIAGO DE COMPOSTELA



¿Por qué una madre aparentemente normal mataría a su hija de solo seis meses de edad? Eso es lo que presuntamente sucedió el pasado lunes en un hotel de Santiago. 

Las pruebas apuntan a que Marisol Fabiola Raue Ortega, de 34 años de edad, asfixió hasta la muerte a su bebé. No ha podido dar su versión de los hechos, porque está en shock y sigue ingresada y bajo tratamiento psiquiátrico. Raue Ortega pudo sufrir una enajenación transitoria o es posible que padezca alguna enfermedad mental que explique su presunta acción homicida, pero el hecho de que su presencia en Santiago se debiese a que estaba participando en un congreso de una organización considerada como secta, el Instituto Gnóstico de Antropología Samael Litelantes, ha obligado a los investigadores a ampliar el círculo de sus pesquisas.

Este grupo fue creado en Colombia por el curandero Víctor Manuel Gómez Rodríguez, que se hizo llamar a sí mismo Samael Aun Weor. Litelantes fue su compañera sentimental y dirigió la secta tras la muerte del fundador hasta su fallecimiento, en 1998. Más allá del popurrí de creencias que proponen los gnósticos, su dogma central gira en torno al particular modo de entender la sexualidad que Samael Aun Weor fijó para sus seguidores en su libro El matrimonio perfecto.

Publicidad

En este delirante texto, el fundador de esta secta defiende la «alquimia sexual», en la que las relaciones sexuales están permitidas solo dentro del matrimonio y siempre que el varón no eyacule. De hacerlo, se transformaría de «mago blanco» en «mago negro» y formaría al diablo en el interior de la pareja

 En el libro se asegura que «el semen es el campo de batalla» en el que «luchan a muerte los ángeles y los demonios» y se explica que «es absurdo derramar seis o siete millones de espermatozoides cuando solo se necesita uno para crear. Un solo espermatozoide se escapa fácilmente de las glándulas sexuales sin necesidad de derramar el semen. 

Si derramamos el semen se apagará el fuego y entraremos en el reino de las tinieblas». El marido de la madre del bebé, Raúl Serrano Martínez, admitió ante la jueza compostelana que instruye el caso, Ana López Suevos, que el día del crimen él y su esposa mantuvieron por la mañana una fortísima discusión y que el motivo que la originó fue precisamente la niña, aunque no aclaró el qué exactamente. 

Los investigadores se preguntan ahora si el bebé había sido concebido fuera del dogma gnóstico y si este era el motivo por el que discutía el matrimonio. También se baraja la idea de que la mujer hubiese tenido una relación extramarital. Si del testimonio de Raue Ortega se evidencia que pudo haber actuado inducida o forzada por las creencias de la secta, podrían ampliarse las imputaciones a otras personas.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2015/09/06/ideas-secta-gnostica-estar-relacionadas-crimen-bebe/0003_201509H6P11991.htm