jueves, 29 de diciembre de 2011

Homicidio de un menor, durante un bautismo ritual


Los propietarios de la casa donde ocurrió el crimen contaron que el cadáver de Olga Marca, de 18 años de edad, estaba casi desnudo sobre una cama y había una bañera y agua en el suelo. El cuadro se dio en una especie de depósito de una funeraria en Villa Pagador, al Sur de la ciudad.

Aproximadamente a las 3:30 de la mañana, cuando los dueños de casa, Alejandro Camacho y Wilma Soliz, escucharon que se abría la cortina de la tienda que alquilaron a un supuesto Pastor, de apellido Uriona, que es propietario de la funeraria. También oyeron música cristiana y supusieron que había ido a vender un féretro. En la mañana, alertados por los vecinos, vieron el cuerpo inerte en la tienda, que es una especie de depósito de la funeraria que está casi al frente, en la misma avenida.

Los propietarios de la vivienda dijeron que el Pastor vivía en la zona desde hace unos 10 años y que es su inquilino hace dos.

La autopsia practicada en la morgue del Hospital Viedma confirmó que la muchacha murió ahogada. Tanto el Pastor como la hermana de la difunta están ahora en calidad de aprehendidos.

El sospechoso del homicidio es el Pastor, quien se encontraba ayer junto a la hermana de la víctima. Sentados en la oficina de homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), se mostraban tranquilos. Ella estaba con su bebé y él con una Biblia. Ambos decían que “el demonio ahogó a Olga”, mientras el Pastor le bautizaba y que ellos habían sido testigos.

La hermana de Olga llegó de Argentina y, en contacto con el Pastor, a quien ya conocía, intentaron convencer a Olga de que se convierta a su religión.

Según la versión de los sospechosos, Olga insistió en ser bautizada y como no había cómo hacerlo, el Pastor improvisó un bañador y ella se quitó la ropa para que le bauticen. Después ambos dijeron haber visto “cómo el demonio le jaló hasta que se ahogó”. Para los familiares de Olga, esa versión no es creíble. La familia Marca, pese a ser cristiana siempre desconfió de este Pastor, según comentó el hermano menor de Olga, pues “él no predicaba como otros”.

“Sólo recluta mujeres”, comentó uno de los hermanos de Olga, explicando que por lo general eran jóvenes de la misma edad de su hermana fallecida.

Los familiares y el padre de Olga mostraron desconfianza de su hija mayor, al constatar que ella defendía al Pastor apoyando sus argumentos.

“Tendría que ser cómplice porque con ella le han sacado a mi hija, él no tenía derecho de sacarle de mi casa”, expresó entre lágrimas el padre de la víctima, Andrés Marca.

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2011/1219/noticias.php?id=35867