viernes, 17 de diciembre de 2010

Tráfico de órganos en Kosovo: ¿una leyenda urbana?

.
Pristina, 17 dic (PL) Los soldados del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) retenían a prisioneros serbios en granjas y fábricas vacías de ese territorio para asesinarlos y luego vender sus órganos, revela un informe del Consejo Europeo (CE).

El documento, a cargo del ex fiscal suizo y actual parlamentario del CE, Dick Marty, califica de espeluznantes los hechos, ocurridos en tierra balcánica en 1999 y 2000, en medio del conflicto entre serbios y albano-kosovares, informa hoy la prensa europea.

Los prisioneros eran alimentados medianamente bien, luego, por medio de dictámenes médicos, les trasladaban al centro de Albania y los ultimaban con un tiro en la cabeza para extraer sus órganos y venderlos en el extranjero, describe Marty.

La investigación implica a uno de los cabecillas del UCK, Hashim Thaci, elegido el pasado domingo como primer ministro de Kosovo, tras celebrar las primeras elecciones en ese territorio, autoproclamado independiente de Serbia en febrero de 2008.

Thaci, a juicio de Marty, era uno de los dirigentes del denominado grupo de Drenica, bautizado así por el valle en el que se asentaba, que tomó parte en el comercio de órganos. Era considerado por los informes de los servicios secretos de varios países como el más peligroso de los padrinos del hampa, sostiene el texto.

El parlamentario europeo no especifica cuántos asesinatos se produjeron para comerciar riñones, pero la justicia serbia afirma que fueron cerca de 500. Durante la pesquisa, Marty se entrevistó con docenas de testigos directamente implicados, entre ellos, soldados, familiares de desaparecidos o de muertos, representantes de instituciones judiciales internacionales y fiscales kosovares.

En muchos de ellos aprecié miedo en los ojos, explicó el ex magistrado suizo quien aseguró que todos los testimonios son anónimos para garantizar la seguridad de sus fuentes. También denuncia la impunidad de la que gozan los autores de todas esas prácticas, debido a la ley del silencio que impera en Kosovo y de la poca voluntad política internacional para enjuiciar a los culpables. La misión de la Unión Europea en Kosovo (Eulex) investigará la supuesta implicación de Thaci en la red que perpetró asesinatos y tráfico de órganos de seres humanos.

Vamos a examinar el informe cuidadosamente, subrayó el director adjunto de Eulex, Andy Sparkes, en referencia al documento presentado la víspera por Marty.