domingo, 2 de agosto de 2009

El caso Kampusch podría reabrirse


Uno de los casos de secuestro más célebres del mundo podría reabrirse después de que hayan surgido sospechas de que la niña Natascha Kampusch pudiera haber sido víctima de una red de pederastia en lugar de ser el objetivo de un solo autor.

Kampusch, que ahora tiene 21 años, nunca ha realizado un relato completo de los años en los que permaneció secuestrada y se espera que vuelva a ser interrogada. Fue raptada por Wolfgang Priklopil a los 10 años mientras caminaba hacia su escuela en un pequeño pueblo cerca de Viena. Era 1998. Escapó en 2006.

El profesor Ludwig Adamovich, uno de los más distinguidos abogados austriacos y responsable de la comisión especial que examina las demandas sobre la investigación, está intentado solucionar los muchos misterios que rodean el caso. Ha pedido al juez que permita una nueva investigación en la que conocidos y la madre de Priklopil también podrían ser interrogados.

El caso, cerrado en 2007

El caso se cerró oficialmente en 2007 después de una investigación que Adamovich describe como "deliberadamente inactiva".

El pasado viernes, de todos modos, después de un año de presiones de Adamovich, un buen número de archivos que habían sido sellados por los fiscales fueron abiertos para que los escrutaran dos detectives. Incluían transcripciones de entrevistas con Kampusch tras su huida. A preguntas de The Sunday Times, Adamovich dijo que los archivos abiertos señalan que Kampusch "nunca fue interrogada de forma correcta".

El búnker subterráneo en el que vivió la chica fue construido después de ser raptada y no fue preparado para su secuestro, como había dicho la policía originariamente. Además, pasó mucho tiempo lejos de la casa de Priklopil. Adamovich, ex magistrado que ahora asesora al presidente de Austria, quiere saber a dónde más fue Kampusch.

Los enigmáticos 'otros'

Según Adamovich, Priklopil la llevó a un bosque poco después de meterla en una furgoneta y llamar por teléfono desde su móvil. Le dijo a la chica: "Los otros están viniendo". Este investigador querría saber a quién se refería y si Kampusch tuvo contacto con otras personas cuando Priklopil la llevo a lugares como a esquiar, tal como ella contó en su primer testimonio. Su secuestrador le habría dicho que si avisaba a alguien detonaría una bomba.

Adamovich también confirmó que justo después de la huida de la chica, su raptor quiso hacer desaparecer "pruebas" de su casa y del subterráneo. "Todavía no se sabe qué pruebas buscaba y por qué quería destruirlas". Priklopil fue hallado muerto, aparentemente por suicidio.

Adamovich dice que las declaraciones de Kampusch "no eran la versión completa". Y añade: "La teoría de que Priklopil actuó solo es difícilmente plausible y la posibilidad de que hubiera otros implicados, e incluso que se trata de una red de pederastia, ya no pueden ser descartadas".

Bojan Pancevski
(The Sunday Times/EL MUNDO)